Dentro de un proyecto enmarcado en el Programa INTERREG V-A España – Portugal 2014-2020, y con la presencia de los socios de la Universidad de Santiago y de la Associação Portuguesa de Bioindústria hoy, David Regades y el alcalde de Nigrán, han inaugurado los laboratorios que la Zona Franca pone a disposición de las empresas del sector Biotecnológico de Galicia y del Norte de Portugal.

Gracias a la colaboración entre la Zona Franca y BIOGA se ha puesto en marcha este centro de apoyo para el Sector Bio, el CTBio-LAB, donde se ofrecen instalaciones y servicios orientados a apoyar el crecimiento y la consolidación de emprendedores y empresas biotecnológicas de Galicia y el Norte de Portugal. Para remarcar la importancia que este tipo de proyectos tiene para la región transfronteriza, David Regades señaló en su intervención que “el Sur de Europa no puede quedarse fuera de la investigación en sectores emergentes como el de la biotecnología porque -continuó- no queremos competir con los países del Norte en mano de obra barata ni en productos low cost, sino destacando en calidad y valor añadido”.

El CTBio-LAB pone a disposición de las personas físicas y jurídicas del sector biotecnológico -preferentemente para aquellas que tengan una actividad inferior a 42 meses-, espacios de oficinas, laboratorios polivalentes con equipamientos básicos de uso transversal y salas de trabajo. El Alcalde Juan González señaló que “estas instalaciones que apuestan por la tecnología y el emprendimiento son muy ilusionantes para un concello como Nigrán en el que se espera que nazcan empresas puntera que vengan a sumarse al éxito que ya tiene Porto do Molle”.

Este proyecto cuenta con seis socios: el Consorcio Zona Franca de Vigo, Bioga (Cluster Tecnológico Empresarial de las Ciencias de la Vida) y la Universidade de Santiago por parte gallega; y la Universidade do Minho, P-Bio (Associación Portuguesa de Bioindustrias) y el INL (International Iberian Nanotechnology Laboratory), por la parte portuguesa. Todos los socios, dirigidos por su jefe de fila, José Luis Villaverde, director del área de Valorización, Transferencia e Emprendemento de la Universidade de Santiago y por Filipa Sacadura Schmidt, secretaria general de P-BIO – Associação Portuguesa de Bioindústria, mantuvieron con posterioridad a la inauguración una reunión de trabajo para analizar los avances conseguidos en el programa que tiene como objetivo final de mejorar la competitividad empresarial y la consolidación del sector biotech y de las ciencias de la vida en la región transfronteriza con una hoja de ruta conjunta y basada en la colaboración y cooperación entre agentes y empresas a ambos lados de la frontera.

Para potenciar el nacimiento y consolidación de startups-bio como sector de futuro para la economía de la Eurorregión, en el marco del proyecto CT-BIO Zona Franca ha habilitado en el edificio Tecnológico de Porto do Molle cinco huecos de incubación más aulas de coworking y formación que vienen a sumarse a los otros tres espacios ya existentes, uno en la Universidad de Santiago; otro en la Universidad de Minho; otro en el INL. En Porto do Molle, además de acoger a las nuevas startups que se alojen, BIOGA y CZFV van ofrecer servicios para que toda aquella empresa o persona emprendedora que pueda beneficiarse de este Centro de Apoyo ideado para impulsar la competitividad empresarial. Regades animó a todas las personas que estén trabajando en este campo a que opten a ocupar estos espacios para los que está abierta la convocatoria a través de la web del proyecto: ct-bio.org.