GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil detuvo ayer a cuatro individuos, dos croatas y dos italianos, como presuntos autores de un robo que habían cometido el mismo día en un domicilio en la localidad de A Guarda.

Las detenciones se produjeron, escasas horas después del robo, en el transcurso de uno de los controles de carretera que tenían establecido los efectivos del Puesto Principal de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán en la carretera PO-552, a la altura de Cabo Silleiro.

El nerviosismo de los cuatro ocupantes de un vehículo, con placas de matrícula francesas, al pasar por el escalón de selección del dispositivo puso en alerta a los integrantes del control que optaron por realizar un exhaustivo registro, tanto de los ocupantes como del vehículo.

Las sospechas no tardaron en confirmarse ya que dentro del turismo se encontraron joyas y dinero cuya procedencia no pudieron justificar. En un pañuelo de cuello escondido debajo del asiento delantero derecho, llevaban varias joyas y monedas; en el interior de un calcetín que se encontró en el hueco portaobjetos del asiento trasero, se escondía otro lote de joyas y en otro calcetín que escondían en el interior del cenicero ubicado en la consola central, se encontraron algo más de 200 euros en monedas de dos euros.

Los cuatro ocupantes del vehículo fueron inmediatamente detenidos al tener conocimiento de que tanto las joyas como el dinero habían sido sustraídas durante la mañana de ese mismo día en el interior de un domicilio habitado en la localidad de a Guarda, en un momento en el que no había nadie en la vivienda.

Se trata de cuatro varones, dos nacionalidad croata y dos italianos, en edades comprendidas entre los 18 y los 29 años, la mayor parte de ellos con un amplio historial delictivo. Ninguno de ellos tiene domicilio conocido en España y se sabe que llevaban pocos días alojados en un apartamento, en el municipio de Sanxenxo.

A todos ellos se les acusa de un delito de robo con fuerza en las cosas en casa habitada y otro de pertenencia a un grupo criminal. El conductor del vehículo fue investigado, también, por un delito contra la seguridad vial por carecer de permiso de conducir.

Con estas detenciones la Guardia Civil considera desarticulado un peligroso grupo itinerante, recién llegado a España procedente de Francia que, sin lugar a dudas, dado los antecedentes y el perfil de los arrestados, pretendía operar en la provincia de Pontevedra.

Los detenidos fueron puestos ayer a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Tui que decretó el ingreso preventivo de todos en ellos en prisión.