“La comarca de O Baixo Miño representa perfectamente la tendencia de la Xunta de Galicia a arrastrar partidas presupuestarias de un año al siguiente sin llegar nunca a ejecutarlas”, así de contundente se mostró el secretario general de los socialistas pontevedreses, David Regades, tras una reunión telemática celebrada con alcaldes y secretarios generales de la comarca del Baixo Miño, junto con la diputada Leticia Gallego, y que a través de las enmiendas a los Presupuestos 2021 reclamarán inversiones reales “que vayan más allá del papel y que nos permitan despertar de una vez por todas de este día de la marmota presupuestaria”.

Regades hizo un repaso al proyecto de Presupuestos de la Xunta y subrayó que, “al analizar las 81 partidas del capítulo de Inversiones, que citan algún ayuntamiento de la provincia de Pontevedra, se llega a la conclusión de que la inversión real en obra nueva por habitante, más allá de la propaganda de la Xunta, apenas supera los 125 euros y que la provincia de Pontevedra vuelve a ser la más castigada”. A mayores, el secretario general de los socialistas de Pontevedra, le reprochó a la Xunta que solo contemple 1,5 millón de euros para proyectos industriales, “cifra que resulta imposible de comparar con los 60 millones de euros que los Presupuestos del Estado (los PGE) incluyen para el próximo año a través de la Zona Franca”.

Leticia Gallego hizo una lectura crítica de los Presupuestos de la Xunta, recalcando que en la comarca del Baixo Miño se percibe claramente la tendencia a “repetir partidas todos los años, sin que nunca se lleguen a ejecutar”. En la reunión estuvieron los representantes socialistas de los Concellos de A Guarda, Tomiño, Tui, Oia y O Rosal y “todos ellos constataron la insatisfacción por las partidas que aparecen en los Presupuestos 2021, una circunstancia que se agrava por la importancia de apostar por la recuperación económica tras la pandemia”, señala.

Violeta de Santiago, responsable local de Tomiño, lamentó que tan sólo aparezcan 200.000 euros para las obras de ampliación del IES, “o sea lo mismo que en los Presupuestos vigentes en este 2020. Curiosamente, la previsión para 2021 era de 1.450.000 euros, pero quedan ahora reducidos a los mismos 200.000 que no se llegaron a ejecutar”, asevera Violeta.

En cuanto a la previsión de ejecución de la Vía de Altas Prestaciones (VAP) A Guarda-Tui, con una partida de 10.952.000 euros, el alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, destacó que “la VAP contaba el año pasado con 3 millones de euros que también quedaron intactos. La vía acumula anuncios y promesa incumplidas. Los Presupuestos de la Xunta son papel, algo así como se los Concellos multiplicáramos por tres nuestros Presupuestos municipales sabiendo que no los vamos a ejecutar”. A su juicio, “presionar para que las obras previstas se liciten es más importante, aunque las propias enmiendas. Con la VAP estamos ya en la prórroga de la prórroga”.

Sobre los 169.282 euros para de la barandilla del puerto, recordó que el año pasado ya aparecía esta pequeña obra con 70.000 euros, “que tampoco se gastaron”. Finalmente destacó que los 691.294 euros previstos para la Escola Infantil A Guarda “son menos que los 761.000 euros que aparecen en los vigentes Presupuestos de 2020. Aun así, confío en que pueda salir adelante. Tenemos un convenio y cada semana llamamos al Consorcio do Benestar, así que esperamos que de esta vaya para adelante y podamos estrenarla, como muy tarde, en el curso 2022-2023”.

Desde Oia, el secretario general y portavoz municipal, Gerardo Rodríguez, lamentó la desaparición de la partida de 300.000 euros para el saneamiento del barrio de As Mariñas, que llevaba “paseando” por los Presupuestos varios años y significó el grave problema de depuración en este municipio, además de la falta de concreción al proyecto de traída de agua desde el Miño. Al igual que el resto de los ayuntamientos subrayó las deficiencias en la Atención Primaria tras la pérdida del pediatra que estaba compartido con O Rosal.