ALFREDO // Los cascotes quedaron en el medio de la calle

Los vecinos de la céntrica calle gondomareña Cruz de Mera, se han llevado esta pasada noche un gran susto al desprenderse gran parte de la cornisa de un inmueble donde está situada la oficina de correos de la villa Condal.

El desprendimiento dejó restos que cubrieron parte de la acera y buena parte de la calzada. Como consecuencia, el Concello cortó la calle al tráfico rodado. Al mismo tiempo, y según informó el alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, la oficina de correos permanecerá cerrada este lunes como medida de precaución y mientras no se evalúen los daños por técnicos municipales.

Operarios trabajaron durante toda la noche para asegurar la zona con vallas y evitar desgracias. Afortunadamente no se han producido daños personales. Se cree que las fuertes precipitaciones caídas en la zona pudieron provocar el desprendimiento. Hasta el lugar acudió la Policía Local.