ALFREDO

La conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, visitó esta mañana las instalaciones de la estación experimental agraria de O Baixo Miño, donde destacó la importante labor investigadora que lleva a cabo para mantener y mejorar la calidad de los productos agroalimentarios gallegos.

Ángeles Vázquez pudo conocer así de primera mano el trabajo que se desarrolla en este centro dependiente de Medio Rural, que cuenta con una finca de 7,2 hectáreas repartidas en varias parcelas con cultivos al aire libre, cultivos en invernadero y viñedos.

Este centro desarrolla diversas funciones relacionadas con el campo. Trabaja por la conservación de los recursos fitogenéticos, por la mejora de las prácticas agrarias y en general en todos los ámbitos vinculados con el sector como lo de las energías renovables o la agricultura ecológica. La conselleira se interesó también por los proyectos de investigación que se están llevando a cabo en colaboración con otras entidades, centrados en la mejora de la sanidad de la planta de vivero, la aplicación de nuevas tecnologías para reducir la huella de carbono en las explotaciones hortícolas y otro sobre la localización y caracterización de las plantas macrófitas (aquellas que pueden vivir en terrenos inundados) de Galicia con el fin de crear un vivero de abastecimiento para depuradoras por lagunaje.

Ángeles Vázquez pudo comprobar la labor investigadora que realizan los técnicos de la estación, en el referente a los recursos fitogenéticos de Galicia. Así, se está trabajando, por ejemplo, en la selección del pimiento de Guláns para mejorar el pelado, en la recuperación del pimiento de Arnoia, en la en la multiplicación y caracterización de 14 variedades de calabaza autóctona, en 12 variedades de guisantes y 61 de habas gallegos y en la multiplicación también de 124 cultivos de mirabeles. Con este proceso se permite conservar nuestros productos y mejorar su calidad, para luego facilitárselos a los agricultores.

La Estación Experimental Agrícola de O Baixo Miño fue inaugurada en el año 1989 con el objetivo de atender las demandas de particulares y profesionales en lo relativo a actividades hortícolas, florícolas, froitícolas y vitícolas. El centro cuenta con una finca de 7,2 hectáreas. Para los ensayos que se vienen realizando en el centro hay 4.200 metros cuadrados de cultivos al aire libre, 4.480 metros cuadrados de cultivos en invernadero, 1.560 metros cuadrados de frutales, 500 de vivero y 7.370 de viñedo.

En estos espacios se realizan ensayos estadísticos sobre el cultivo de tomate, pimientos, judías, los repones, lechugas, entre otras especies hortícolas. También se trabaja con variedades florícolas, árboles frutales, sistema de formación en albariño.