ALFREDO // Archivo

La Guardia Civil ha detenido a un joven de A Guarda como presunto autor de un delito de lesiones, detención ilegal y amenazas de muerte con un arma blanca a otro joven de la misma localidad, a la que minutos antes le compró un televisor por 30 euros.

Los hechos ocurrieron a última hora de este jueves en una vivienda de la calle Joaquín Alonso de la villa guardesa. El comprador le pidió a la víctima que acudiera a su casa, no precisamente para ver la tele, sino para pedirle 150 euros que le faltaban y que el detenido estaba convencido de que él era el presunto ladrón.

Una vez que el vendedor llegó a su domicilio, el detenido comenzó con las amenazas de muerte cuchillo en mano, con el que lesionó a la víctima reclamándole el dinero y lo encerró en la vivienda para que le devolviese los 150 euros que presuntamente le robo.

Tras una hora de terror, al menos para la víctima, el vendedor lo convenció para que le dejara hacer una llamada de teléfono a un tercero que supuestamente traería el dinero. La llamada fue su salvación, ya que el amigo llamó a la Guardia Civil que detuvo al secuestrador y liberó a la víctima, que recibió asistencia médica.

Al final, el detenido se dio cuenta de que no hubo tal robo, ya que encontró el dinero en su casa.