ALFREDO // Un bombero del GES de A Guarda sofocando un incendio

El convenio de colaboración con la Xunta de Galicia y la Federación Galega de Municipios e Provincias (FEGAMP) para el funcionamiento de los Grupos Supramunicipais de Emerxencias (GES) por un período de dos años quedó aprobado por unanimidad en el Pleno de la Diputación.

El acuerdo mantendrá, como avanzó el diputado de Economía y Hacienda, Carlos Font, as mesmas condicións económicas e territoriais” que el extinguido el pasado 31 de diciembre. Una vez garantizada la continuidad del servicio, las diputaciones de Pontevedra, A Coruña y Lugo negociarán ahora en pie de igualdad con la Xunta para alcanzar un nuevo modelo de convenio.

Carlos Font recordó que los GES fueron creados por la Xunta de Galicia en 2013 como fórmula para reforzar el sistema de emergencias. A partir de entonces se fueron introduciendo cambios en las cargas económicas de cada parte. Así la aportación de las diputaciones pasó del 20% del coste total del sistema al 40%, mientras la Xunta reducía su parte del 60% del total al 52%. En paralelo, la Diputación de Pontevedra asumió también la cofinanciación de los Grupos de Emerxencias Municipais (no incluidos en el sistema GES) de los Concellos de más de 20.000 habitantes y que, en ningún caso, serían de competencia provincial. Son los casos de A Estrada, Lalín, Ponteareas y ahora, con la última ampliación propuesta por la Xunta, Redondela.

“A Xunta invita e o mundo local paga”

El diputado de Economía y Hacienda recalcó que “a realidade é que, unha vez máis, a Xunta invita e o mundo local paga, e, agora volvérono intentar”. Font recordó que el Gobierno gallego incumple, una vez más, el deber legal de transferir los recursos necesarios cada vez que legisla para derivar competencias autonómicas, como las emergencias, a la Administración local. De no haberse frenado desde las diputaciones las condiciones que la Xunta intentó imponer el pasado mes de diciembre, la Diputación habría pasado de los 266.666 euros recogidos en el primero convenio GES a 1.426.000 euros (un 434% más sobre la cifra inicial).

En su intervención, Font destacó que esta prórroga por un año es una oportunidad para buscar solución a un “proceso mui desafortunado” por parte de la Xunta, que trató de imponer un nuevo convenio “aplicando o rodillo” y sin negociar previamente con las diputaciones. Además, calificó como una “vergoña” que la misma Xunta que argumenta que quiere que todos los GES pasen a tener una dotación fija de 12 miembros pretenda conceder un “subGES” con solo 6 efectivos a O Grove, sabiendo que el actual grupo municipal ya cuenta con 13 y que la Diputación de Pontevedra lleva desde 2017 reclamando el GES en ese Concello. Font insistió en que el incremento en el coste de los GES para la Diputación no es inocuo, pues significa la reducción de los recursos destinados a otros programas provinciales que redundan en beneficio de los Concellos de toda la provincia.

Finalmente, Carlos Font volvió a dar la voz de alerta por las condiciones laborales del personal de los GES, una cuestión que está derivando en sucesivas sentencias judiciales y que ya provocó que varios Concellos renunciaran a su base. O modelo GES está lonxe de estar profesionalizado e hai informes contrarios de secretarías e intervencións municipais para estas contratacións”. Además, añadió, es necesario que la Xunta también se ponga a negociar sobre las condiciones de trabajo y las funciones reales de este personal, algo que hasta ahora trató de evitar. “Hai que abordar isto inmediatamente”, subrayó.