La carretera provincial EP-2102, que une Nigrán con Vincios, recuperó la normalidad tras la finalización de las obras de consolidación de un gran talud que estaba sufriendo los efectos de la erosión. La Diputación actuó cautelarmente para evitar desprendimientos e instaló una estructura metálica de protección con unas obras de emergencia valoradas en unos 31.000 euros.

Las obras, que concluyeron hace unos días, fueron visitadas hoy por el diputado de Infraestructuras, Gregorio Agís, acompañado del alcalde, Juan González, y varios concejales.

Los trabajos, que se prolongaron durante algo más de dos meses, corrigieron los problemas detectados en el PQ 4+100 de esta carretera provincial a lo largo de unos 120 metros. Para garantizar la seguridad vial se instaló una malla metálica especial con anclajes a la roca.

La estabilidad se garantiza también con la sujeción por medio de bulones de 60 metros de largo por 9 de altura. Previamente se hizo un saneo de toda la zona, retirando materiales sueltos o con riesgo de desprendimiento. Para finalizar se hizo una hidrosementera.