El Pleno de la Diputación de Pontevedra, celebrado por primera vez de manera telemática este viernes, ha aprobado la transferencia de un tramo de carretera provincial de O Rosal para convertirla en viario urbano municipal.

Esta transferencia se integra en el convenio firmado entre la institución provincial y el Concello del Baixo Miño para la mejora de la movilidad peatonal en un tramo de la carretera provincial EP-3302, en la que se están invirtiendo 142.655,01 €.

A través de esta transferencia al Diputación de Pontevedra cede al Concello de O Rosal un tramo antiguo de la vía que, por sus características funcionales actuales y también de utilidad, es asimilable al viario municipal de tipo urbano. De hecho, en la actualidad, la vía no forma parte del itinerario principal de la carretera provincial y únicamente da acceso a las fincas colindantes, por lo que mediante la cesión el ayuntamiento podrá garantizar de manera óptima su mantenimiento y control de ocupación del dominio público.

La transferencia de esta parte antigua de la vía provincial se incluye en el convenio firmado entre la Diputación y el ayuntamiento para la mejora de un tramo de aproximadamente 575 metros de la carretera provincial EP3302. Mediante este convenio, con un presupuesto de 142.655,01 euros y en ejecución en la actualidad, se está acondicionando la carretera con una senda peatonal, arcén entre la senda y la calzada, pasos de cebra sobreelevados y reductores físicos de velocidad.

De este modo, la actuación persigue las líneas de movilidad que está extendiendo la Diputación de Pontevedra por toda la geografía provincial, delimitando la circulación del tráfico rodado y peatonal e impulsando la seguridad viaria, disponiendo de espacios seguros para los colectivos más vulnerables.