“El accidente me cambió la vida”, dice el conductor que provocó el accidente mortal de Gondomar
ALFREDO // El conductor ante el juez

Este viernes se celebró el juicio al conductor que causó un grave accidente en el que murió un joven de 25 años el pasado 18 de septiembre del 2016 en la PO-340, a la altura de la gasolinera de Mañufe, Gondomar.

El joven reconoció en el juicio su arrepentimiento por el accidente mortal a causa de una excesiva velocidad, casi 200 km/h en un tramo de limitado 50 y bajo los efectos del alcohol, “soy el principal culpable, no soy una persona que corra, pero ese día corrí”, aseguró.

El conductor admitió ante la juez de la sala de lo Penal número 1 de Vigo haber bebido “un par de copas en Baiona y dos tragos de otra en Ramallosa, pero estaba perfectamente para coger el coche”, y añade que “el accidente me cambió la vida, estoy arrepentido”. Su defensa admitió el exceso de velocidad, no así que sus facultades se encontrasen mermadas por la ingesta de alcohol.

El accidente se produjo a las 7:05 horas de la mañana del 18 de septiembre del 2016 cuando el Mercedes Clase A AMG que conducía el acusado a gran velocidad se salió de la vía en una pequeña curva y colisionó con unas piedras de grandes dimensiones, salió despedido y quedó en medio de la calzada.

El fuerte impacto contra las piedras hizo que el motor del vehículo saliese despedido y que tres de sus ocupantes resultaran heridos de gravedad, uno de ellos falleció días después.

Por todo ello, el fiscal solicita para el conductor, vecino de Vincios, cuatro años de prisión por los ilícitos de conducción temeraria y homicidio impudente. El juicio que quedó ayer visto para sentencia.

ALFREDO // Estado en el que quedó el Mercedes Clase A AMG tras el brutal impacto contra las piedras