ALFREDO // Imagen del hospital vigués Álvaro Cunqueiro

La frecuencia de la población infantil a las Urgencias pediátricas del Hospital Álvaro Cunqueiro ha disminuido de manera muy significativa en las últimas semanas.

Así, mientras que en marzo del pasado año se contabilizaron 3.626 atenciones a menores de 15 años, en el mismo mes de este año se registraron 1.825, un 49% menos.

Más llamativos aun son los datos referidos a este mes de abril. La comparativa de estos primeros 19 días refleja que en 2019 se atendieron 2.128 urgencias, mientras que este año solamente 488, un 77% de pacientes menos. Esto es, la media diaria de urgencias atendidas en lo que va de mes es de 26 pacientes frente a los 112 del mismo período del año anterior.

Según los especialistas, las causas que explican esta merma serían, en primer lugar, la paralización de las actividades escolares presenciales, ya que, al estar las guarderías y centros educativos cerrados, disminuyen los contagios de las infecciones respiratorias entre los niños. Otra de las causas está relacionada con el confinamiento, que suspende las actividades en el exterior, por lo que disminuyen también los accidentes propios de los juegos en los parques infantiles o en las calles.

Sin embargo, segundo explica la pediatra del servicio de Urgencias, Reyes Novoa, “también estamos detectando que algunos padres y madres presentan cierto rechazo a acercarse a las Urgencias hospitalarias por miedo a salir de casa y a exponerse al virus y contagiarse. A veces, cuando deciden venir, ya llegan con cuadros evolucionados e incluso graves. Hemos atendido apendicitis muy evolucionadas y fracturas de brazos y piernas con tiempo de evolución… hay tanto miedo que incluso hay padres que dudan si tienen que acercarse a las Urgencias en caso de atragantamiento, cuando en situación normales nadie dudaría en salir corriendo al hospital”.

La doctora Novoa recomienda a la población que utilice los servicios y recursos asistencias que sean necesarios, ya que tanto los pediatras de Atención Primaria como de Urgencias están a su disposición. En este sentido reitera un mensaje de confianza “aunque el riesgo cero no existe, ya que empieza en el mismo momento en que sales de casa, las Urgencias pediátricas del hospital son seguras; disponemos de unos circuitos específicos y diferenciados para la asistencia pediátrica que nos permiten garantizar la calidad y seguridad de la atención”.

Urgencias pediátricas diferenciadas

En el marco del Plan de Contingencia que el área Sanitario de Vigo ha diseñado para la atención a los pacientes con patología relacionada con el COVID-19, el servicio de Urgencias de pediatría también experimentó una reordenación espacial y asistencial.

Así, quedó delimitada aún más el área de atención infantil, habilitándose un puesto de Admisión de Urgencias pediátricas –propias e independiente de la de adultos-; un Puesto de Triaje y una sala de espera para niños. La puerta de acceso exterior es diferente a la que se venía utilizando habitualmente para entrar en las Urgencias pediátricas. El objetivo es evitar cualquier tipo de contacto entre los pacientes pediátricos y los adultos.

En el referido a la reorganización asistencial, se establecieron dos circuitos de atención, uno para la atención de los menores con patologías respiratorias, y otro para el resto de patologías.

42.700 casos al año

El pasado año, los profesionales de este servicio atendieron a 42.727 pacientes menores de 15 años.

Esta cifra refleja una actividad media diaria de 119 atenciones, aunque las estadísticas demuestran que no todos los días de la semana tienen el mismo número de casos, siendo los domingos los días de mayor afluencia de pacientes.