El autismo no impide que un niño godomareño sea campeón de Galicia de tiro con arco
Adrián en una prueba de tiro con arco

Adrián Millán, un niño de 14 años natural de Gondomar aunque residente en Tomiño, es el mejor deportista de tiro con arco de Galicia. Esto no tendría más relevancia sino fuera porque el menor es autista, lo que no impide que pueda practicar este deporte.

Comenzó a las 12 años casi de casualidad. Sus padres le compraron por Reyes un arco de juguete “de esos que tienen una chupona en la punta” para que no jugara con la consola y ahora es campeón gallego. “El arco le cambió la vida. Aprendió a relajarse y a relacionarse con otros niños. Gracias a este deportes estamos llevando a cabo aprendizajes vitales que no podríamos hacerlo en la vida cotidiana”, señala Carmen Figueroa, la madre del pequeño deportista.

Tras comprarle el juguete colgaron su foto en un red social. “Un amigo de mi marido vio la foto y nos digo que lo lleváramos a un club de tiro que hay en Gondomar. Fue a probar y le gustó. En tan sólo dos años es campeón de Galicia,” indica emocionada la madre. Ahora está en el club MeigArco de Redondela.

Hoy en día no hay ningún niño autista a nivel nacional compitiendo con arco. Eso es un orgullo para unos padres que día a día luchan para que su hijo lleve una vida lo más parecida a la de un niño de su edad. Le diagnosticaron la enfermedad con cinco años. “De pequeño no hablaba y tras recorrer varios médicos descubrimos que era autistas”, afirma Carmen.

Es muy importante que te enseñen a enseñarle. Si tu no sabes como enseñarle a tu hijo a leer, a escribir o a cualquier cosa sencilla, no hacemos nada. Cuando te hace un pregunta las respuestas tiene que ser lo más sencillas posibles. Para llegar hasta aquí primero tuvimos que aprenderlo nosotros”, asevera.

Además de autismo, Adrián tiene hipersensibilidad auditiva, lo que dificulta aún más su aprendizaje. “Ciertos rudos le molestan mucho. Hay deportes que no puede practicar. Le compramos unos cascos para poder llevarlo con nosotros a competiciones del padre o a fiestas”, matiza Figueroa.

Mi hijo no ve imágenes completas. En una fotografía con cinco personas, él no ve un grupo de personas, se centra en los detalles. Ve la camiseta que lleva una persona, pero no todo el grupo. Tuvo que aprender a centrarse y ahora está aprendiendo a leer y escribir. Aprende mucho mejor de manera visual que auditiva, por eso creemos que es bueno en tiro con arco,” señala Carmen.

Adrián, que también pasea con sus padres en bicicleta por Tomiño, le gusta jugar al fútbol con sus amigos, pero lo hace en el colegio Divino Salvador de Vigo, donde cursa Primero de la ESO. “Lo tuvimos que escolarizar en un colegio privado porque la enseñanza pública no tiene capacidad, ni medios, ni ganas para enseñar a niños con necesidades como la de Adrián. Mi hijo no es un niño para meterlo en un centro especifico y tirar la llave,” asegura la progenitora.

Adrián es campeón de Galicia de tiro con arco sub-14 desnudo. En el 2017 lo hizo en campo y en sala y este año en 3D de bosque al obtener 291 puntos; 27 más que el segundo concursante. Es el mejor niño de 14 años de tiro con arco de Galicia y una futura promesa de este deporte. Cuando le dan un trofeo le dice a la madre, “Bien otro para mi colección”.

Para mí tiene mucho valor que mi hijo siendo como es, con toda la complicación que tiene en su vida, con el autismo y la epilepsia, que consiga con trabajo y con mucho esfuerzo ser campeón gallego de tiro con arco”, finaliza la madre del mejor arquero infantil de Galicia.