La Mancomunidad Intermunicipal del Baixo Miño comienza la próxima semana una ronda de concentraciones para denunciar el deterioro que está sufriendo la atención primaria en los centros de salud de la comarca, que desde hace tiempo padecían una importante carencia de personal sanitario que casi limitaba la atención a las urgencias, relegando las consultas comunes, con esperas muy prolongadas.

Una situación que se vio agravada aún más tras la decisión del Sergas de, en lugar de poner soluciones, decretar que sólo se atiendan consultas urgentes y relacionadas con la COVID-19 en las instalaciones de A Guarda, O Rosal, Oia y Tomiño durante estos días.

Ante esta realidad, las alcaldesas y alcaldes de la Mancomunidad convocan para los meses de enero y febrero cuatro concentraciones conjuntas con las que “denunciar a situación de precariedade e o continuo desmantelamento da sanidade pública nos nosos municipios e trasladar ao Sergas e á Xunta a necesidade de adoptar medidas de forma urxente. A resposta non é restrinxir servizos, senón buscar solucións a curto e medio prazo”.

Por este motivo, se invita a todo el vecindario y a las plataformas en defensa de la sanidad pública a participar en estas cuatro concentraciones, que arrancarán el próximo miércoles 12 de enero a las 19.00 horas en la Praza do Calvario de O Rosal.

La siguiente cita será el 26 de enero en Tomiño (a las 19.00 horas en la Praza do Seixo), el 9 de febrero en Tui (a las 19.00 horas en la Praza da Inmaculada) y el 23 de febrero en A Guarda (a las 19 horas en la Praza Avelino Vicente). Con estas concentraciones se busca poner de relieve “unha situación transversal que afecta a toda a veciñanza e que compromete e pon en risco a nosa saúde actual e futura”.

“A Mancomunidade reclama dende hai tempo unha mellora da atención sanitaria que poña fin á degradación progresiva dos centros de saúde, con falta de medios persoais, instalacións deficientes e en progresivo deterioro dende hai anos. Unha situación de precariedade que se viu acentuada coa chegada da pandemia, cunha diminución da atención presencial e medidas tomadas por Sanidade que atentan contra a calidade do servizo. As rexedoras e rexedores da Mancomunidade dan o seu apoio aos profesionais da saúde e continuarán loitando para garantir que estes poidan desenvolver o seu traballo en condicións dignas, asegurando ao mesmo tempo a calidade de atención á veciñanza”, finalizan.