El Banco de Alimentos inaugura una nueva nave

La Fundación Provincial Banco de Alimentos inauguró hoy de manera oficial su nueva nave ubicada en la Avenida Alcalde Lavadores, número 102, con la que se pretende dar respuesta a las situaciones actuales de pobreza.

Al acto, presidido por el máximo responsable de la ONG, Pedro Pereira, acudieron, entre otras autoridades, el alcalde Vigo, Abel Caballero, y el miembro del comité ejecutivo de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Ángel Crespo. En la comitiva participaron también otros responsables y voluntarios de la entidad.

Los asistentes recorrieron las instalaciones recién estrenadas conociendo, de primera mano, las dos cámaras frigoríficas, el espacio habilitado para los pedidos y entrega de comida a las entidades homologadas, así como las estanterías, la mayoría bastante desabastecidas a estas alturas del año.

Optimizar recursos en una misma nave

Durante el acto, el presidente del Banco de Alimentos, Pedro Pereira, informó que con los 2.100 metros cuadrados se mejora sustancialmente la capacidad logística, gestión y el reparto de los alimentos. Hasta antes del verano, la ONG operaba no solo desde su nave de San Pedro de Sárdoma sino, también, desde otras dos naves donde almacenaba los productos donados y recibidos durante las distintas Operaciones Kilo, incluyendo la Gran Recogida Solidaria.

Según Pereira, se trata de optimizar los recursos con los que cuenta el Banco de Alimentos y tratar de aunar en un mismo almacén toda la labor solidaria con el fin de seguir ayudando a las 25.000 personas con dificultades a las que llega en la provincia.

“Pese a que los índices de recuperación económica parecen haber mejorado, la ayuda que siguen demandando las entidades a las que ayudamos no ha disminuido y, en muchos casos, la necesidad se ha cronificado”, indicó el presidente de la ONG, al tiempo que recordó que desde la nave de Vigo y la de Pontevedra se reparten diariamente una media de 6.000 kilos de alimentos. “Existe un nuevo estatus de personas de entre 40 y 50 años que, aunque estén trabajando, también acuden a solicitar ayuda por no poder llegar a fin de mes”, lamentó Pereira, quien aseguró que desde la fundación “no podemos mirar para otro lado”.

Asimismo, el representante de FESBAL mostró su confianza en que las nuevas instalaciones de la entidad “ayuden en lo posible a agrandar el buen hacer del Banco de Alimentos”, al tiempo que felicitó a sus voluntarios porque “hacer frente a la tarea de mejorar las condiciones de los más necesitamos es un compromiso de todos”.

Captación de voluntarios para la Gran Recogida Solidaria

Por su parte, el alcalde vigués señaló que el mayor deseo sería “que los Bancos de Alimentos no fueran necesarios en nuestra sociedad” porque eso sería indicativo de que todas las personas gozarían de los mismos derechos en cuanto a una alimentación básica se refiere. Por ello, Caballero aprovechó el acto para hacer un llamamiento a la ciudadanía para participar en la próxima Gran Recogida Solidaria porque “el gran corazón del Banco de Alimentos nos moviliza a todos y a todas”.

Los próximos 30 de noviembre y 1 de diciembre, el Banco de Alimentos celebrará por sexto año consecutivo su Gran Recogida Solidaria, la acción de mayor envergadura con la que, nuevamente, se quiere abastecer las necesidades básicas de alimentos para, al menos, hasta la primavera.

Para poder llevar a cabo con éxito dicha cita solidaria, la ONG necesita contar con la participación de unos 2.000 voluntarios en toda la provincia, un llamamiento que aprovechó para lanzar el alcalde vigués.

Durante 2017, la Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo repartió 1,9 millones de kilos de comida (1.896.676 kilos) y en los seis primeros meses de este 2018, se entregaron ya cerca de 1,2 millones de kilos de comida (1.122.815 kilos).

La entidad apolítica y aconfesional dedica sus esfuerzos a hacer cumplir uno de los derechos humanos más fundamentales: el acceso a una alimentación suficiente, segura y saludable. En la actualidad, entrega ayuda a unos 150 colectivos sociales que, a su vez, la distribuyen a las personas con dificultades en la provincia.