TVE

Entres los meses de septiembre y octubre, con tan sólo 30 años de diferencia, sumados al medio millar que la historia naval española nos ha legado, se produjeron dos hechos insólitos que cambiarían el transcurso de la historia de la humanidad y la forma de ver y de pensar de las sociedades de la época, ocupando España un lugar transcendental de dimensiones inimaginables en el mundo conocido, difícil de superar hoy día.

El 12 de octubre de 1492, la expedición comandada por Cristóbal Colón y a la voz de Rodrigo de Triana, avistaba tierra tras un largo periplo no ausente de dificultades, y que sería bautizada como el Nuevo Mundo. Baiona se convertiría, un año más tarde, en portavoz del Anunciamiento de las nuevas tierras descubiertas, arribando a sus orillas la carabela La Pinta que portaba la buena nueva.

El 6 de septiembre de 1522 la Nao Victoria hacía su entrada en Sanlúcar de Barrameda, navegando hasta Sevilla donde finalizaría su periplo dos días más tarde, el 8 de septiembre, convirtiéndose en la primera embarcación en circunnavegar la tierra, primero al mando de Fernando de Magallanes y, finalmente, a las órdenes de Juan Sebastián de Elcano, un hito único e histórico para la Armada Española que recuerda y conmemora celebrando los 500 años de aquella hazaña.

Por ambos motivos, el Excmo. Concello de Baiona y el Monte Real Club de Yates de Bayona, han emprendido la puesta en marcha de diversos actos conmemorativos que tendrán su epicentro el próximo 11 de julio con la llegada y posterior fondeo del buque insignia de la Armada Española, el Juan Sebastián de Elcano, permaneciendo durante unas horas en la Bahía de Baiona.

Actos

Teniendo Baiona una extraordinaria Casa de la Navegación y siendo la principal villa del Val Miñor sede de una de las entidades náuticas de mayor prestigio en el mundo, el Monte Real Club de Yates de Bayona, ubicado en la fortaleza de la casa de gobierno que lo fue del Conde de Gondomar, se plantean diversas actividades que serán programadas con estricta cronología, como recepciones oficiales y Parada Naval, entre otras, teniendo en la coordinación del operativo al Comandante Naval de Vigo y representante, por todo ello, de la Armada Española.