El equipo de gobierno del Concello de A Guarda presentará este viernes 18 de diciembre, los presupuestos del próximo ejercicio para su aprobación inicial por el Pleno Municipal.

El pasado mes de octubre comenzaron los trabajos de confección de un nuevo presupuesto para el ejercicio 2021, ya que el Concello estaba trabajando con el prorrogado del año 2018 y se encontraba con muchos problemas y muchas limitaciones a la hora de solucionar determinadas necesidades del vecindario.

Desde el mes de octubre se trasladó información a los diferentes grupos municipales y hubo reuniones con los grupos que así lo propiciaron con la voluntad de llegar a acuerdos”, señalan desde el consistorio.

Con el nuevo presupuesto, que supera los 7 millones de euros, el Concello podrá afrontar subvenciones de diferentes administraciones que requieren aportación municipal para poder llevarlas a cabo. Contempla también la transferencia a la Xunta de Galicia por 281.294€ que es la aportación municipal para la construcción de la nueva Escuela Infantil, que está en estos momentos en proceso de licitación.

“Estos presupuestos contemplan un importante esfuerzo en la partida de servicios sociales que superan la cifra de 616.000€, produciéndose un importante incremento de más del 40% de los recursos dedicados a este departamento, donde el concepto que experimenta la mayor subida es lo que se refiere a la atención de las personas dependientes. El incremento del número de horas que se prestan al cuidado de las personas mayores, hace que sea necesario dotar más crédito para poder afrontar la ejecución del gasto. También hay un incremento del 20% en las partidas dedicadas a emergencia social”, explican.

“Asimismo, estos presupuestos- dicen– prevén la cobertura de nuevas necesidades ocasionadas por la pandemia y que tendrán que ser afrontadas en el 2021.  Entre otros destacamos los gastos ocasionados por la necesaria desinfección de espacios públicos, mantenimiento y refuerzo de limpieza en espacios naturales, acondicionamiento de sendas, material de protección ante la Covid y el refuerzo de limpieza para la desinfección en escuelas y centros educativos del municipio”.

En definitiva, continuar trabajando con el presupuesto de 2018 supondría no atender a las actuales demandas y paralizar el Concello. Con el nuevo presupuesto el equipo de gobierno pretende satisfacer las necesidades del vecindario por medio de la prestación de los servicios que son competencia municipal, afrontar los retos que plantea el 2021 y responder a las diferentes problemáticas que origina tener que convivir con la pandemia originada por el Covid”, finalizan.