ALFREDO // C.P.I. Cova Terreña

El Concello de Baiona, en colaboración con los centros educativos del municipio, implantó una serie de medidas para proteger a la comunidad escolar ante la actual situación sanitaria.

Las escuelas deben adaptarse a nuevos protocolos y actuaciones por lo que centros y Concello caminan de la mano para garantizar su seguridad. Entre las medidas llevadas a cabo se encuentra la distribución de espacios en los colegios. Desde el consistorio ayudaron en esta tarea mediante la cesión de vallas, que permiten la correcta circulación y disposición del alumnado.

Por otro lado, entre las nuevas medidas orientadas a conseguir centros seguros se procedió a la reubicación del mobiliario de las distintas estancias de los colegios, para mantener la distancia mínima interpersonal exigida.

Durante los meses de verano, el Concello de Baiona estuvo trabajando para preparar la vuelta a las aulas, siempre pendientes de las actualizaciones de las directrices marcadas por la Xunta. Con todo, por la situación excepcional que se está viviendo, este año se tuvieron que intensificar las tareas en los colegios, así como apostar por nuevas medidas cuyo fin es garantizar que los centros escolares sean lugares seguros para toda la comunidad educativa.

El concejal de Educación, Óscar Martínez, destaca que esta labor es posible gracias a los operarios municipales, que tienen que dejar sus ocupaciones habituales para colaborar con las escuelas: “a prioridade estes días ten que ser a mellor protección posible para as nenas e os nenos de Baiona”.

Por su parte, el concejal de Educación, Óscar Carreño, explicó que los centros precisan ayuda para poder iniciar un curso que se prevé muy complicado, y el Concello está colaborando para que este se desarrolle correctamente, «aínda que as competencias na implantación destas medidas sexan autonómicas e non municipais«.