La pandemia y el cierre de fronteras ha obligado a suspender el programa solidario Vacaciones en Paz que organiza la Asociación Sociedade Galega co Pobo Saharaui (Sogaps) y que permite la estancia de niños de ese lugar de África en Galicia.

Pero la solidaridad del pueblo gallego no la ha podido parar el Covid y, el pasado miércoles, partieron de Ponteareas tres camiones cargados con ayuda hacia los campos de refugiados. El convoy tomó rumbo a Alicante con ropa, calzado, mantas, material sanitario, informático, escolar y deportivo, además de mascarillas quirúrgicas y medio centenar de cajas enviadas por las familias de acogida en Galicia a las familias saharauis.

“Esta iniciativa se puso en marcha después de la suspensión del programa “Vacaciones en Paz” como consecuencia de la pandemia y el cierre de fronteras tras la aparición del COVID19. Se trata de un nuevo proyecto solidario impulsado por SOGAPS, que se une a la reciente apertura de un centro médico para la detección precoz del cáncer de mama” explica Mayte Isla, presidenta de la Asociación.

A la despedida de la caravana acudieron entre otros, Mayte Isla, presidenta de la asociación Solidariedade Galega co Pobo Saharaui (SOGAPS), Mohamed Zerga, delegado saharaui en Galicia, representantes de la Xunta, del Parlamento de Galicia, del Fondo Galego de Cooperación y los alcaldes de Nigrán, Juan González y Paco Ferreira, de Gondomar, Concello que aportó los tres vehículos.