Con el objetivo de seguir analizando cómo la Zona Franca puede tomar medidas encaminadas para aminorar el impacto real del Covid-19 en la economía de nuestra área, David Regades ha mantenido una reunión telemática con la junta directiva de la comunidad de propietarios de Porto do Molle.

El delegado pudo conversar con el presidente de la comunidad, José Manuel Rouco, de Marine Instruments; su vicepresidente, Pedro García-Trejo de GTG Ingenieros; Enrique Beiro, de Inversiones Vigo Real y Nacho de Francisco, de Fiba Catering, quienes le plantearon su preocupación por la repercusión de esta situación excepcional en los resultados económicos de este año.

De esta conversación ha salido, como primer aporte, que la Zona Franca duplicará durante los próximos tres meses su cuota a la comunidad de mantenimiento del parque para que las propias empresas no tengan que realizar ningún desembolso durante este difícil período. Una vez que se normalice la situación, las empresas volverán a realizar sus aportaciones hasta conseguir equilibrar las cuotas comunitarias en el horizonte del mes de octubre de 2021.

Los empresarios también explicaron al delegado que las empresas de Porto do Molle que trabajan prestando sus servicios al sector industrial -como son las de automatismos, robótica, ingenierías etc-, necesitan garantizar la salud de sus empleados para que estos puedan entrar a desarrollar su trabajo en las plantas industriales para lo que necesitarían hacerles pruebas para que puedan disponer del correspondiente carnet sanitario. Ante la complejidad del tema, en el que intervienen muchos factores, el delegado prometió que el equipo técnico de Zona Franca estudiará conjuntamente con la junta de propietarios la mejor manera de articular una solución colectiva para las personas que trabajan en Porto do Molle.