Es un día para disfrutar y se ha convertido en una tradición”. Así se expresaron algunos de los 850 participantes del Descenso Popular que volvió a organizar el Kayak Tudense Axuda Paramos. La ribera de Caldelas acogió desde las doce de la mañana la habitual romería y a las cuatro de la tarde se dio salida al recorrido de cuatro kilómetros hasta Tui. La mayoría de los participantes ya lo habían realizado en ediciones anteriores, pero también se registraron muchos ‘novatos’.

El buen ambiente presidió una regata única en Galicia que no tiene un carácter competitivo. Se trata de llegar a la meta, sin límite de tiempo y tampoco sin exigencias. Ese es uno de los motivos por los que muchas embarcaciones estaban compuestas por familias. También ellas se reúnen en el Miño para participar de una fiesta deportiva y lúdica.

Los disfraces, de todo tipo, son otra de las especiales características del Descenso Popular. Al igual que sucedido en años anteriores, varios grupos aprovecharon para destacar por su originalidad. Al mismo tiempo, la música se hizo con un papel protagonista a lo largo de toda la jornada.

El Kayak Tudense Axuda Paramos volvió a ejercer de anfitrión y sus componentes trabajaron de forma intensa en los últimos días. Manuel Pedrares, también organizador, destaca que “todos colaboramos y nos esforzamos este día, ya que es uno de los más importantes para el club. Tenemos una gran responsabilidad. Entre el descenso popular y el de competición se juntan muchas personas”. El club tuvo un lugar en la ribera de Caldelas para ofrecer diversos tipo de comidas.

Al margen de ello, se realizó un servicio regular de autobuses con Tui, ya que muchas personas dejaron sus vehículos cerca de la sede del club, lugar donde estaba situada la meta. La mayor parte de los participantes alquilaron sus embarcaciones, aunque también hubo muchos que utilizaron las suyas propias.

El Kayak Tudense Axuda Paramos también movilizó toda su estructura en el agua. Garantizar la seguridad de los participantes se convierte en un objetivo prioritario para los componentes del club. Además, en este aspecto también participaron diversas entidades públicas.

La entidad tudense considera que el Descenso Popular se ha establecido como algo ya importante dentro del calendario deportivo y turístico de Galicia. El Descenso del Miño fue declarado como Fiesta de Interés Gallego, lo que supone también un reconocimiento a su trayectoria en los últimos años.