El Concello de Nigrán constata la reducción de la presencia de vespa velutina en la comarca tras retirar personalmente el edil de Sanidad más de 500 nidos en los últimos tres años y repartir gratuitamente 1.200 trampas entre el vecindario.

Así, si en el año 2018 su concejalía retiró 270 nidos, en el 2019 fueron 175 y en este año se llevan 81 (en los próximos días, se eliminarán una docena más, siendo 93 la totalidad de los que se han notificado hasta la fecha).

Constatamos unha reducción de niños porque levamos xa 6 anos desde o Concello enriba desta plaga. Non recibimos ningunha axuda de Xunta e, aunque eles teñen esta competencia a través do SEAGA, non podemos cruzarnos de brazos ante a súa lentitude e inacción”, explica Alfonso Vázquez, edil de Sanidad quien llegó a contabilizar durante la primavera 2.000 reinas atrapadas en sólo 8 de sus trampas. “Cada reina é un futuro niño, pois hai q ter en conta que desde o Concello repartimos gratuítamente entre a veciñanza 1.200 trampas desde 2019 co seu correspondente líquido atraínte, iso evita miles e miles de niños”, indica el edil, quien subraya que las trampas deben colocarse a partir de marzo, “é o líquido atraínte, aínda que tamén o regalamos, pódese fabricar caseiramente con 1 litro de viño tinto, 1 litro de cervexa e 1kg de azúcar pechado nun bote hermético”.

El Concello de Nigrán adquirió en el 2017 una pértiga que permite bombear veneno a los nidos situados hasta a 25 metros de altitud, constituyendo un elemento de trabajo indispensable para Alfonso Vázquez y el voluntario Jesús Barros. Cuando estos nidos están situados a una altura superior o cerca de un acuífero, se emplean petardos autorizados que lo destruyen por completo. “En xeral é preferible optar por petardos nesta época porque garanten mellor a destrución total de todos os exemplares do niño”, añade.

La parroquia de Camos, por sus condiciones, es la que más nidos registra en el municipio, con 17 sacados en este año, seguida por San Pedro con 15, Panxón con 14, Nigrán con 12, Parada y Priegue con 11 respectivamente y Chandebrito con 2. “As condicións de humidade e de abrigo en Camos fan que sexa a parroquia onde sempre atopamos máis niños, a velutina busca eses lugares”, incide.

A tenacidade e voluntariedade de Álfonso Vázquez é a que explica que en Nigrán se estea a controlar e reducir a presenza da avispa asiática, a súa dilixencia fai que cada semana reciba directamente chamadas de veciños que avistaron algún niño ou aos que Seaga nos lles deu solución”, reflexiona Juan González, alcalde de Nigrán.