FIP BLUES, el primer proyecto mundial de mejora pesquera que incluye al tiburón, junto con el pez espada, aprobó esta mañana en Vigo su hoja de ruta para los próximos cinco años. Este Plan de Acción incluye cinco grandes medidas derivadas de la pre-evaluación realizada por una consultora, que en un exhaustivo trabajo de recopilación de datos detectó las fortalezas y los aspectos en los que debía mejorar el sector para lograr el nivel de excelencia.

En este sentido, y a modo de conclusión de la jornada, Edelmiro Ulloa, de la OPPC-3, destacó los siguientes aspectos: el consenso generalizado de los asistentes sobre la oportunidad e idoneidad de la puesta en marcha de este FIP, «porque el sector lleva tomando medidas durante mucho tiempo y este proyecto las pondrá en valor»; La posibilidad que ofrece FIP BLUES de proyectar a nivel internacional las mejoras que se han realizado en esta pesquería, y la capacidad de este proyecto de visibilizar «que somos un referente a nivel mundial».

Por parte de la industria comercializadora, Emilio Martínez Cadilla, portavoz de ANECTEAM, respaldó el trabajo que vienen realizando conjuntamente con la flota en los últimos años, que ha sido el germen de esta iniciativa: «Para nosotros FIP BLUES es una apuesta por la sostenibilidad, significa contar con un elemento de diferenciación y de distinción de nuestros productos, frente a otros obtenidos con prácticas no sostenibles. En definitiva, que el consumidor pueda reconocerlos a la hora de tomar la decisión de compra».

Unas palabras muy en sintonía con las que se escucharon por parte de las autoridades en el acto inaugural de la sesión celebrada en la Autoridad Portuaria de Vigo, en el que el presidente de la institución, Enrique López Veiga se ofreció a colaborar en el proyecto, que ya cuenta con la adhesión de la Secretaría General de Pesca. En esta línea, el subdirector de Acuerdos y Organizaciones Regionales de Pesca de la Secretaría, Ramón de la Figuera Morales, recalcó la importancia de las medidas adoptadas y explicitó el respaldo de Madrid a la iniciativa, subrayando el apoyo «total y decidido de la Secretaría» al contenido del Plan de Acción aprobado, así como a cualquier otra iniciativa futura vinculada al mismo.

Por su parte, la directora xeral de Pesca de la Consellería do Mar, Mercedes Rodríguez, respaldó todo el trabajo llevado a cabo por la industria y la flota de palangre gallegas, a las que calificó de «un ejemplo de sostenibilidad y responsabilidad frente a las prácticas de otros países». Rodríguez, que subrayó la importancia de la dimensión internacional de FIP BLUES, insistió en la necesidad de un mismo campo de juego para todos.

Previamente, Xoán Lueiro, de la consultora que se encargó de analizar los datos para la pre-evaluación, destacó los aspectos en los que la flota que desarrolla el Proyecto de Mejora Pesquera deberá volcarse en los próximos cinco años, en colaboración con las administraciones y organizaciones regionales de pesca:

1.- Desarrollar una estrategia de Capturas y Gestión. El objetivo de esta medida es que FIP BLUES se implique en el proceso de gestión para tintorera y pez espada y en el consecuente desarrollo de las normas de control de las capturas. Esto pasaría por evaluar la información y aportar los datos necesarios que sirvan para desarrollar propuestas para entregar a ICCAT.

2.- Proporcionar datos fiables de las capturas e interacciones con especies relacionadas con la pesquería. Esto ya se está realizando, aunque lo que se pretende es promover la realización de informes de todas las capturas o avistamientos de especies en peligro o protegidas.

3.- Incrementar la cobertura de observadores a bordo y proporcionar más y mejor información científica fiable.

4.- Obtener un conocimiento más extenso y en detalle sobre impactos en las especies relacionadas con la pesquería   y materializar los resultados en forma de una acción piloto/experimental para probar su eficiencia.

5.- Trasladar a la opinión pública lo que se está haciendo. En este sentido, FIP BLUES debe ser la herramienta idónea para desmentir informaciones, en algunos casos interesadas, sobre una pesquería concreta, como es la del tiburón, en la que los productores llevan muchos años trabajando para desarrollar políticas de sostenibilidad. De hecho, la flota comunitaria es la más responsable en la pesca de esta especie, siendo la única que ha acatado la prohibición del «finning» (cortar las aletas y devolver el ejemplar mutilado al mar) y la única también que ha decidido, de forma unilateral, dejar de capturar especies consideradas como sensibles, como tiburones zorro o tiburones martillo, marrajos sardineros y marrajos blancos.

La importancia del FIP BLUES

El FIP Blues es una iniciativa pionera en la que participan cuatro organizaciones de productores pesquerosOpromar, Orpagu, la Organización de Productores Pesqueros de Lugo (OPP-7) y la Organización Productores de Buques Congeladores de Merlúcidos, Cefalópodos y Especies Varias(OPPC-3), y las empresas que conforman la asociación ANECTEAM (Espaderos del Atlántico, Mascato, Bencemar, Pérez Piñeiro, Hnos. Fernández Ibáñez, Casa Botas, Congelados Maravilla, Fandicosta, Peixemar, Congelados Noribérica, Allpelagic, Marfrío, y Brasmar).

Destaca el hecho de que se trata de una alianza inédita del sector comercializador y extractivo y la dimensión de la unión, ya que representa al 95% de la flota palangrera de superficie de la UE que faena en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico, así como al 80% de la cadena de suministro.