Primer día en la oficina para la plantilla del Atlético Guardés. O al menos para gran parte de ella. El primer equipo inició su pretemporada en A Sangriña a las 9:00 de la mañana sin Paula Arcos, en los Juegos de Tokio con las Guerreras; Estefanía Descalzo, por cuestiones laborales (solo en la sesión matinal; sí acudió a la vespertina); y Tamires Anselmo, Gaby Pessoa y Deborah Nunes.

Los tres fichajes brasileños del conjunto miñoto se incorporarán la próxima semana a los entrenamientos que dirigirá Abel González en ausencia de José Ignacio Prades, también en la cita olímpica con la selección española, en la que ejerce de segundo entrenador de Carlos Viver. Sí estuvieron en el pabellón las otras tres incorporaciones: Ángela Nieto, Nazaret Calzado y María Sancha.

La jornada comenzó a primera hora de la mañana con las pruebas PCR para toda la plantilla. Tras ellas, tuvo lugar el primer entrenamiento, enfocado sobre todo al trabajo en el gimnasio. Las jugadoras hicieron durante sus vacaciones los deberes que les puso Joao Mesquita, el nuevo preparador físico del equipo. Eso ha permitido introducir ejercicios con balón en la sesión de tarde (18:00), que se alternaron con la preponderante labor física propia de esta época.

Así pues, al entrenamiento matinal acudieron las porteras Marisol Carratú y Miriam Sempere; las extremos Lore Pérez, Ángela Nieto, Nazaret Calzado y Daniela Moreno; las primeras líneas Sandra Santiago, Patrícia Lima y María Sancha; y la pivote Carla Gómez. Completaron el elenco las juveniles Carolina, Iria y Yaiza, a las que se unieron en la sesión vespertina sus compañeras Marián y Aroa, además de Estefanía Descalzo.