Zureda

El Mecalia Atlético Guardés logró llevarse los dos puntos en su visita a tierras asturianas en un partido muy serio en el que penalizó al máximo los errores de su rival. De este modo, suma su quinta victoria consecutiva en Liga, seis con la de Copa.

Pauli Fernández abrió la lata con un cañonazo que volvió a repetir en el siguiente ataque del conjunto miñoto. La primera línea paraguaya junto con la extremo Ania Ramos, muy acertada en los compases iniciales del encuentro, fueron las dos grandes protagonistas del primer acto. A pesar del buen arranque, el Oviedo consiguió empatar en el minuto cinco (3-3). El Guardés logró dominar el juego y volver a aventajarse muy pronto, con pases rápidos y acierto de cara a portería, pero la dinámica se repitió y el equipo asturiano firmó las tablas de nuevo en el minuto 8 (5-5).

La exclusión de dos minutos a Aida Palicio (min 9.) debilitó al Oviedo e hizo que el Guardés pudiese coger distancias. En un descuido de las locales, Míriam Sempere sumó también un gol al marcador con un lanzamiento exquisito desde portería. A pesar de que el Guardés logró imponerse por tres goles, el Oviedo no se desengancharía del partido. Mucho tuvo que ver su portera, Begoña Otero, deteniendo varios lanzamientos de las gallegas. La primera acabó con un 12-13.

El equipo dirigido por Cristina Cabeza empezó el segundo tiempo con una marcha más. El Mecalia estuvo más contundente en defensa y siguió con acierto en ataque, finalizando las jugadas con mucha velocidad. Tanto es así, que en los primeros seis minutos las visitantes lograron un parcial 1-4 a su favor.

Entre el minuto cinco y el diez de la segunda parte, el conjunto asturiano logró frenar el ritmo anotador de las de O Baixo Miño, en parte gracias a las paradas de una Begoña Otero muy inspirada. En esa franja de tiempo no habría goles, pero en el minuto 10 el cuadro local tuvo un arreón que les volvió a meter en el partido. Dos goles consecutivos, uno de Carmen García-Calvo y otro de Begoña Otero (lanzando rápido tras un pasivo del conjunto miñoto) acercaron al Oviedo al empate.

El partido se mantuvo con máxima igualdad, con ambos equipos respondiendo a los goles del contrario de manera intercalada. Llegado el minuto 20, África Sempere anotó dos tantos sucesivamente, que permitieron que el Mecalia se adelantase por tres goles en el marcador. Fue en este momento cuando el entrenador local, Manuel Díaz, pidió tiempo muerto para intentar revitalizar a su equipo y cambiar el rumbo del partido. Inmediatamente después, su equipo actuaría en consecuencia y Brenda Magali reduciría la diferencia a dos goles.

Sin embargo, el Guardés logró frenar la reacción ovetense, y tres anotaciones consecutivas de María Sancha sentenciarían el partido para el conjunto miñoto. El encuentro finalizó con un 23-28.

El Mecalia Atlético Guardés volverá a jugar el próximo sábado 3 de febrero, a las 17:30 horas, contra el Caja Rural Aula Valladolid en A Sangriña.

Crónica: Laura Amoeiro