El Mecalia Atlético Guardés volverá a jugar en Europa la temporada que viene. Será la décima vez consecutiva que lo consigue, tantas como cursos seguidos acumula en la División de Honor. Una convincente victoria en la pista del Salud Tenerife selló el billete continental y cerró la gloriosa etapa de José Ignacio Prades cumpliendo una vez más con los objetivos marcados. El quinto puesto en el que el conjunto miñoto concluye la temporada le permitirá jugar la EHF Cup gracias a la plaza adicional que generó el título copero del Costa del Sol Málaga, conseguido, precisamente, en una final frente al colectivo de A Guarda.

Y aunque ya hubo emoción a raudales en la despedida de A Sangriña el pasado miércoles, los sentimientos volvieron a aflorar en el último encuentro de la campaña. Especialmente para una Estefanía Descalzo que cerró su magnífica carrera deportiva. También para Paula Arcos, Nazaret Calzado y Gabriela Pessoa, que continuarán sus trayectorias en otros lugares a partir del año que viene. Y para Prades, claro, que dirigirá al 100% a la selección española.

Todo en un partido que el Guardés gobernó sin mayores problemas. El Salud, descendido hace semanas, trató de ofrecer resistencia en los primeros compases, impulsado por la motivación de despedir el curso con una victoria de prestigio ante el subcampeón de Copa. Pero pronto quedó claro que eso no iba a ser posible. El 6.0 visitante dominó la situación, lo que permitió producir a la portería y correr para sumar goles fáciles. En los ataques posicionales, Lima dirigía y Arcos ejecutaba, en su último gran desempeño con la camiseta negra y amarilla. Junto a ellas, una gran Lorena Pérez. La de Salceda ha terminado la temporada a un nivel altísimo en ambas áreas y firmó media docena de tantos, los mismos que Arcos.

El equipo tinerfeño aguantó bien el tipo durante la primera parte. Hasta el minuto 20, las locales se manejaban en desventajas de uno o dos goles. Y eso que Míriam Sempere, que partió como titular, estaba teniendo una actuación muy destacada, con dos lanzamientos de siete metros detenidos.

Así, aunque el equipo de José Ignacio Prades apretó en el tramo final del primer acto, el Salud logró mantenerse a tres tantos (13-16). Fue a la vuelta del vestuario cuando llegó el arreón. El Guardés encontró su balonmano predilecto y a través de la carrera sentenció el encuentro. Un parcial de 2-8 en nueve minutos ponía la cuestión muy cuesta arriba para las canarias que, aunque lo intentaron, no pudieron contener el torrente miñoto. Daniela Moreno se unió a la fiesta con cuatro goles prácticamente consecutivos y hasta Carratú sumó su diana particular con un gol de portería a portería.

Tras el pitido final, todo el equipo se reunió en un corro en el centro de la pista del Municipal de La Salud. Allí se festejó la novena clasificación consecutiva para competiciones europeas y, en general, la gran temporada del equipo guardés, subcampeón de Copa de la Reina en Donostia. El año que viene, la entidad representará otra vez a A Guarda y a todo el balonmano gallego viajando por el viejo continente.