Elche-Mecalia
ALEJANDRO FERRÁNDIZ

El Guardés nadó, incluso a contracorriente, pero se quedó en la orilla. Las de Prades han sumado esta tarde en Elche su tercera derrota del curso (23-22, 14-10) y con este varapalo y el resto de resultados de la jornada, caen un peldaño en la clasificación y se quedan terceras con 19 puntos.

El liderato sigue en manos del Rocasa (22 puntos) y por detrás están las donostiarras del Bera Bera (21). La parte positiva del encuentro ha sido -además del regreso de Naiara Egozkue- el lavado de cara de las gallegas, que mostraron, a pesar de las imprecisiones, más solidez defensiva y ofensiva en muchos minutos. En otras fases, las pérdidas, los errores de pase y lanzamiento volvieron a mostrar las debilidades de un Guardés que no pudo contar con su capitana Estela Doiro.

Las gallegas acariciaron en la primera parte la decena de pérdidas. Este condicionante, unido a las paradas de Nicole Morales y los lanzamientos que se perdían lejos de su portería, lastraron durante 30 minutos a las de Prades, que ya pidió el primer tiempo muerto del partido al filo del minuto 12 (6-3). Incluso con la ausencia del cerebro del equipo, Estela Doiro, el grupo dio muchas señas de mejoría dirigido por Anthía Espiñeira o por Kurchankova. Aún así, los aciertos fueron insuficientes cuando se tiene delante a un ambicioso Elche que se nutrió de nuevo de su infalible tridente: Gutiérrez (11), Hernández (5) y Martínez (4). Entre las tres firmaron 20 de los 23 goles del conjunto de Rocamora para lograr su primera victoria en Liga al Guardés y la séptima consecutiva del curso.

El 14-10 que daba por cerrado el primer acto no hacía sospechar lo que ocurriría después. El Elche tenía el partido controlado casi al 100%, pero los primeros minutos de la segunda parte trastocaron el planteamiento local y los nervios comenzaron a aflorar. Gutiérrez colocaba el 15-10 sin que le temblase el pulso, pero poco a poco el Guardés fue cocinando un parcial de 0-3 que unido a dos errores casi consecutivos de Laura Hernández, un inefectivo 7 contra 6 y la exclusión unos minutos después de Ana Martínez se cerró con un parcial global de 3-6 que dio paso del 14-10 al 17-16 del minuto 41. No dudó Rocamora en parar el partido para intentar reactivar a las suyas, pero Sempere se removía bien en la línea de 6 metros y colocaba por primera vez el empate en el marcador. Poco antes, Carrera protagonizaba su novena parada.

El Guardés incluso pegó un nuevo arreón para irse al 18-20, pero no aguantaron el tirón y el intercambio de goles no le sentó nada bien a las de Prades. Hubo intervenciones de Susi Sánchez en la portería local y también buena actuación de Estela Carrera que permitía al Guardés no descolgarse. Un gol de la extremo Sara Bravo colocó el empate a 22 cuando ya restaba menos de un minuto. Ana Martínez anotó a continuación para colocar el que ya sería el 23-22 definitivo y, aunque apostó Prades por el siete contra seis con la dupla Sempere-Gómez en el pivote para la última jugada, no funcionó.