El Mecalia Atlético Guardés se llevó la victoria en un derbi gallego de infarto, resuelto a su favor en un tramo final en el que supo manejar mejor los nervios. El Conservas Orbe Rubensa Porriño fue por delante en gran parte del choque, pero en el último cuarto del partido apareció el gen competitivo del equipo de Prades para darle la vuelta a una desventaja que llegó a ser de cuatro goles. Carratú, excelsa en la portería, mantuvo en el encuentro a las suyas cuando más sufrían para acabar tumbando la resistencia de la exportera del Mecalia Estela Carrera, brillante durante todo el encuentro.

El himno gallego atronó en el Municipal de O Porriño antes del pitido inicial. Confraternización y emoción. En la pista y en la grada. Hasta que terminó. Luego fue el turno de la batalla, que comenzó trepidante. Sin pausa. El equipo visitante apretó de salida para adquirir dos tantos de ventaja. Poco duró. Porriño se ajustó bien en defensa y rápidamente neutralizó la renta para llevar el choque a un escenario de igualdad.

La entrega era máxima en ambos conjuntos, que alternaban aciertos con errores en sus ataques. Carratú detuvo dos lanzamientos de siete metros y Miriam Sempere, varias

cciones de juego corrido. Sin embargo, sus compañeras no terminaban de aprovecharlo en la portería contraria con varios fallos en el lanzamiento y alguna pérdida de balón.

Fruto de esta situación, el Porriño adquirió tres goles de ventaja en el último tercio del primer acto (10-7). La exportera del Guardés Estela Carrera encadenó varias paradas consecutivas que frenaron al conjunto miñoto, castigado con varios siete metros en contra, alguno de ellos más que discutible. De este modo, el colectivo porriñés se mantuvo arriba en el marcador y así llegó al descanso (12-8).

La segunda mitad continuó por similares derroteros hasta que el Guardés hizo click. Una exclusión de Maider Barros puso en superioridad al conjunto miñoto, que apretó al máximo el acelerador. Carratú, que salió en la segunda parte, produjo desde la portería. Y en ataque, María Sancha le dio desde el banquillo una marcha más a su equipo. Esto se tradujo en empate cuando el partido no había alcanzado aún su último cuarto (15-15).

El partido entró entonces en sendas exhibiciones de ambas porteras. Carratú y Carrera, compañeras en el Guardés campeón de Liga de 2017, encadenaron una parada tras otra para evitar que sus adversarias cogieran ventaja. Así hasta los compases finales. El equipo de Prades manejó mejor los nervios y un gol de Carla Gómez sentenció a falta de 30 segundos y dejó en nada el tanto final de Caro Bono. O Derbi das Nosas vuelve a ser del Guardés.