José Ignacio Prades será el entrenador del Mecalia Atlético Guardés una temporada más, la quinta consecutiva. El acuerdo se ha materializado en las últimas horas y ha sido posible gracias a una serie de condiciones que el mismo técnico petrerí desgrana: “Uno de los factores principales es que mi familia está muy aclimatada a A Guarda y muy bien aquí, además se unen las buenas condiciones de trabajo que tenemos y el proyecto deportivo siempre ambicioso”, enumera.

Tras la confirmación de su continuidad, el entrenador, que celebrará un lustro al frente del banquillo guardés, solo tiene buenas palabras para la entidad del Baixo Miño: “Quiero agradecer la confianza del club”, reconoce. En este tiempo, ya se ha vivido bajo la batuta de Prades una Liga, una disputa de una Supercopa o el hito de alcanzar la tercera ronda de la EHF Cup.

A golpe de febrero y con el equipo inmerso entre la Liga Guerreras Iberdrola y la eliminatoria de los cuartos de final de la Challenge Cup, la dirección técnica del club ya trabaja en “darle continuidad al grupo”, adelanta Prades. Una plantilla que sufrió una clara transformación el pasado verano y que ha ido creciendo con el paso de los partidos: “Después del cambio drástico del verano pasado tenemos que trabajar para mantener el grupo, ya que está mostrando buenas sensaciones y confirmando que tiene recorrido”, señala con el objetivo de sentar las bases del Guardés 20/21 lo antes posible.

El técnico desvela que ya se están manteniendo contactos con la actual plantilla y detectando “dónde tendremos que reforzarnos”. Prades celebra “la predisposición por parte de todas las jugadoras para seguir en el equipo” aunque no pierde de vista el mercado para “cubrir las posiciones en las que tengamos bajas, como la ya sabida de Carmen Campos”, apunta. De estas conversaciones se espera que haya novedades pronto y poder mantener el grueso de un grupo “que tiene algo especial”, destaca.

Así, entre presente y futuro va transcurriendo el día a día en el vestuario del Mecalia Atlético Guardés. Sobre la actualidad también se ha pronunciado Prades: “No podemos echar la vista muy hacia adelante ya que en la Liga Guerreras Iberdrola es muy difícil avanzar al estar todo tan igualado”, recuerda, al tiempo que desea que el equipo continúe hasta el fin de la temporada “con opciones de meternos en Europa”. Por otro lado, Prades se muestra cauto e invita a esperar “a ver qué depara el sorteo de la Copa de la Reina y cómo se nos da la eliminatoria de cuartos de la Challenge Cup”, que este fin de semana arrancará con el partido de ida en Valladolid (12 h, Huerta del Rey).

A Canarias antes de Europa

El Guardés seguirá esta semana y la próxima un calendario similar: jornada de la Liga Guerreras Iberdrola a golpe de miércoles y compromiso dominical con la Challenge Cup. Para empezar, la plantilla saldrá a las 6 am desde A Guarda en autobús hacia el aeropuerto de Oporto para, vía Lisboa, llegar a las Islas Canarias. Por la tarde espera duelo en la jornada 15 de la Liga Guerreras Iberdrola con el Rocasa Gran Canaria de Carlos Herrera (20:00 horas insular, Pab. Antonio Moreno).

La plantilla al completo estará disponible para medirse a un conjunto insular que no vive su mejor temporada al acumular lesiones y encadenar resultados negativos. Tal es así que el vigente campeón de Liga, Supercopa y Challenge Cup es actualmente séptimo con 13 puntos -el Guardés es cuarto con 19- y desde la novena jornada tan solo ha sumado un punto en el empate contra el Salud Tenerife. Las canarias han sufrido en manos de Bera Bera, Elche, Granollers, Aula o Málaga y han visto cómo poco a poco se iban esfumando sus opciones de repetir título liguero.

A pesar de los números, y de que el Guardés ya venció al Rocasa en la primera vuelta (25-18), Prades advierte: “Están atravesando una mala racha, pero las malas rachas se acaban”, alerta el técnico. Además apunta que la incorporación de la internacional brasileña Jaqueline Anastacio “les ha dado mucho” y que tiene “jugadoras muy desequilibrantes que pueden marcar las diferencias”. En la plantilla cuenta con la guardameta Silvia Navarro, la pivote ex del Guardés Haridian Rodríguez, la central María González o la lateral Lissandra Lussón. Las internacionales Sayna Mbengue y Paula Valdivia se encuentran lesionadas.

Por su parte, el entrenador del Rocasa, Carlos Herrera, ha manifestado que “el partido con el Guardés es muy importante para nosotros. Considero que va a ser una buena piedra de toque para comprobar si efectivamente estamos dando pasos hacia adelante como hemos venido haciendo en los últimos partidos, aunque el resultado no haya sido el que quisiéramos”. El técnico ha lamentado además el poco tiempo de preparación del choque de mañana por el contratiempo de la calima en su regreso desde Málaga, donde jugaron el sábado: “El partido no lo podremos preparar demasiado bien por culpa del retraso en el viaje de vuelta desde Málaga, por la incidencia de la calima en los vuelos de regreso a la isla, lo que solo nos dejará un día para preparar el partido”, apunta.