Homenaje a Volta dos Nove
FOTO IEM (archivo)

El Instituto de Estudos Miñoráns ( IEM) y la Comisión de A Volta dos Nove, celebra los actos de recuerdo del asesinato de los Ineses, la señora Dolores Samuelle y Os Nove de Baiona y Panxón, este sábado 13 de octubre, hace ya LXXXII años.

Programa:

  • A las 11:30 horas, en el cementerio civil de Sabarís un recuerdo oral y floral para Xosé y Luis López Luis y Dolores Samuellle, también con la compaña musical de los de A Foz.
  • A las 12:45 horas,en la Volta dos Nove, palabras, música y flores para los nueve hombres asesinados la noche del 15 para el 16 de octubre de 1936.

El asesinato de los “Nove”

El asesinato de los nueve trabajadores fue un acto de venganza de las fuerzas represivas tras la muerte del falangista Luis Refojo, ocurrida en Sabarís, la tarde anterior de las ejecuciones. Refojo formaba parte de una partida que ingresó a tiros en una vivienda ocupada por un hombre ciego (Ventura Pérez), una mujer de 71 años(Dolores Samuelle Álvarez, “Perfecta”, que trabajaba cómo doméstica) y los hermanos Luís y José López Luís, “Los Ineses”, huidos de los represores, uno de ellos con el cargo de haber sido teniente de alcalde de Baiona durante la República.

Una vez asesinados los ocupantes de la casa, los falangistas decidieron marchar cara las cárceles de Vigo en busca de presos políticos sobre los cuáles descargar su ira por la muerte del camarada.

Primero llegaron a la cárcel de Vigo, allí no les dejaron coger a nadie, luego fueron al frontón de la calle María Bediales que servía también de cárcel. Metieron nueve hombres en una camioneta y se dirigieron hacia Baiona. Las testigos discrepan en la hora en la que los llevaron a Baiona. En todo caso en la madrugada del 16 de octubre, sobre la una de la madrugada nueve vecinos del Val Miñor fueron asesinados a la altura del kilómetro 58 de carretera Pontevedra Camposancos

Os Nove:

Manuel Aballe Domínguez, merinero de Panxón, de 41 años. Hijo de Modesto Aballe Macaya y de Benita Domínguez Salgueiro. Casado con Antonia Rial Veiro, dejó dos hijos menores: Eugenio y Víctor.

Felicísimo Antonio Pérez Pérez, marinero de Panxón, 44 años. Hijo de Antonio Pérez Domínguez y de Rosa Pérez. Casado, sin hijas.

Elías Alejandro Gonda Alonso “_O Ghonda”, labrador, de 36 años, vecino de Santa Cristina de la Ramallosa. Hijo de Ascensión Gonda Alonso. Casado con una joven de Sabarís, Angelina Vega Ríos, dejó tres hijos menores: Isabel, Carmen y Manuel.

Manuel Francisco Lijó Pérez “O Lijó”de 34 años, natural de Corrubedo (Ribera) aunque vivía y trabajaba como marinero en el barrio de O Burgo (Baíña). Hijo de Francisco Lijó Oliveira y de Ramona Pérez Gonda, estaba casado con Eugenia Mijón Durán, vecina de Baiona. Dejaría huérfanos a cinco hijos menores de edad: Mercedes, Manuela, Maximino, Oto y Eva.

Modesto Fernández Rodríguez “O Rei Chiquito”, 47 años, marinero, vecino de Panxón, hijo de José Fernández y Dolores Rodríguez. De su matrimonio con Rosalia Rodríguez Iglesias dejaría seis hijos menores: Gloria, Lidia, Juan, Enriqueta, Jaime y Álvaro.

Fidel Leyenda Rodríguez “Tío Félix”, de 51 años, marinero de Baiona. Hijo de Eulogio Leyenda Álvarez y de Vicenta Rodríguez Miguez. Casado con Sofía Vieites Peña, de Baíña, no dejaba hijos.

José Rodríguez González, “O Pelonio”. Hijo de Rufina Rodríguez González. Vecino de la Puerta de la Villa en Baiona. Tenía 45 años Este marinero dejaría viuda a Clementina Fraile Mosquera, de 43 años, y huérfanos a Rogelio, Manuel, José, Melitón y África.

Manuel Barbosa Durán, “O Ferreiro do Burgo”. El más nuevo de los asesinados, tan sólo contaba con 30 años de edad. Mecánico, natural de Bruña, fue a vivir a Panxón tras su matrimonio con Julia Sanjuan García. Dejaría cuatro hijos huérfanos Oulia, María del Carmen, María de la Encarnación y Manuel. Sus padres Alfredo Barbosa e Isabel Durán Álvarez .

Generoso Valverde Iglesias, hijo de Fermín y Constantina. También trabajaba como marinero y contaba, cuando segaron su vida, con 37 años de edad. Natural y vecino de Panxón, casado con Aurelia Rodríguez Cabral, dejó seis hijos, todos ellos menores: Generoso, José, Germán, Vicente, Elodia y Constante.