“O Buraco”, uno de los último “Cabaqueiros”
ALFREDO // José Álvarez Alonso "O Buraco"

Pocas son las familias de O Rosal que no tiene un pasado ligado a los “Cabaqueiros”. Emigraban 5 o 6 meses al año para realizar la temporada “Cabaqueira” a lo largo de la geografía española huyendo de la miseria. Tanto es así que en el pueblo sólo quedaban mujeres y niños menores de 13 años, ya que a partir de esa edad los jóvenes trabajaban y hacían la comida, limpiaban la era o cribaban el polvo. Se llegaron a suspender elecciones porque en el pueblo no había gente para votar.

Uno de esos niños que en 1955 comenzó en esta profesión ya desaparecida fue José Álvarez Alonso, más conocido en O Rosal como O Buraco. “Cabaqueiro é un telleiro. Esa palabra é da xerga que tiñamos e que utilizabamos cando había unha persoa estraña e non queriamos que nos entendese. É algo de protección, de defensa”, explicó uno de los últimos Cabaqueiros.

O Buraco recuerda una anécdota. “Traballando en Maceda veu un bo cliente a buscar tella. A primeira “ daga” que sacamos do forno non está tan ben cocida como as do medio ou as da parte de abaixo, entón o xefe falábanos en cabaqueiro para que non lla puxésemos”.

Las “telleiras” comenzaron con la llegada de los romanos a la Península Ibérica. Se montaban en sitios donde había barro, agua y leña. Pero los telleiros también realizaban labores en el campo o retiraban sargazo de la costa. Cuando esto sucedía, no había gente suficiente para las necesidades existentes y buscaban mano de obra en otras zonas, y ahí fue donde comenzó la emigración en O Baixo Miño, “Onde máis emigración había era nas parroquias de Salcidos e en Santa Mariña do Rosal, aínda que tamén houbo en Tomiño e Oia”, indicó el rosaleiro.

Dormían en tableros de madera, sin almohada ni sabanas, dentro de unas chabolas que no tenían baños ni electricidad. “Ao amencer levantabámonos para traballar. Almorzabamos caldo e poñiámonos mans á obras ata o noitiña”, apuntó.

A tella faise con auga, barro e po. Logo cunha peza que se chamaba “gradilla” énchese de barro e co “raseiro” (un anaco de madeira) se alisaba para arriba e abaixo. Despois o tendedor metíaa nun molde para darlle a curvatura e poñíase a secar”, explicó O Buraco. Tras este proceso de secado se metían unas 40.000 tejas en el horno que estaba entre 900 y 950º C. Ahí estaban dos días y una noche.

Los clientes se acercaban hasta las “telleiras” a buscar el producto que se vendía, recuerda O Buraco, a una peseta cada teja en 1960. Las transportaban en caballos , burros o carros de bueyes. “Traían palla para protexer as tellas e que nonse romperan no transporte, xa que os camiños eran moi malos” afirmó.

El oficio de telleiro artesanal comenzó en el año 1650 y finalizó sobre el año 1970. “Quedan moi poucos “Cabaqueiros” con vida daquel entón. Non había seguridade social e cando unha persoas poñíase enferma e falecía, era enterrada no lugar onde estaba a traballar”, indicó O Buraco.

Os dejamos la entrevista de O Buraco, con una frase en Cabaqueiro.

“O Buraco”, uno de los último “Cabaqueiros”

s“O Buraco”, uno de los últimos “Cabaqueiros”

Publiée par telemariñas sur Vendredi 12 octobre 2018