FOTO MALP (Mis Amigas Las Palomas)

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Pontevedra ha inadmitido en parte el recurso interpuesto por la Real Federación Española de Tiro a Vuelo y la Federación Gallega de Tiro ao Voo sobre la denegación de la solicitud de autorización de un campeonato de tiro al pichón en la isla de A Toxa entre los días 3 y 8 de julio de 2018.

El magistrado concluye en la sentencia que, tal y como afirman la Xunta y el Gobierno, que son las administraciones demandadas, en Galicia los torneos de tiro al pichón “no resultan autorizables” tras la entrada en vigor en octubre de 2017 de la ley autonómica de protección y bienestar de los animales de compañía.

Esta nueva normativa derogó la anterior, en la que se permitía excepcionalmente a la Xunta autorizar, bajo el control de la respectiva federación, la celebración de competiciones de tiro al pichón. “En la nueva ley no se incluyó dicha excepción, a diferencia, por ejemplo, de los encierros y espectáculos taurinos”, indica el magistrado.

El juez subraya que la norma no sólo se refiere a los animales domésticos, sino también a los “silvestres mantenidos en cautividad con fines distintos de los productivos”, a los que prohíbe matar en actividades deportivas o recreativas. “Las aves utilizadas en estas competiciones de tiro al pichón son calificables como animales silvestres, ya que viven y se reproducen en libertad en el medio natural, pero son capturadas y alimentadas durante varios días en cautividad en instalaciones de tipo industrial, manteniéndose en jaulas hasta el momento mismo de inicio de esta competición deportiva”, señala el magistrado.

El titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Pontevedra destaca que no es una actividad productiva, ya que su finalidad principal no es la de generar alimentos o uso industrial, sino la recreativa y deportiva. Además, descarta que sea una práctica cinegética. “El deporte del tiro al pichón se practica sobre animales en situación inicial de cautividad, que al ser disparados en el momento mismo de su liberación, carecen de la posibilidad de preocultamiento característica de los lances de caza”, resalta.

El juez inadmite el recurso presentado contra el informe de la Xunta que prohíbe realizar el campeonato y en lo referente a la indemnización reclamada por las federaciones. Sin embargo, estima en parte, debido a defectos de forma, el recurso interpuesto contra la resolución de 7 de febrero de 2018 del secretario general de la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, denegatoria de la autorización para realizar el torneo.