El próximo lunes, 11 de mayo, el mercado de Sabarís reiniciará su actividad, suspendida desde la declaración del estado de alarma en el pasado mes de marzo. La reapertura programada por el Gobierno de Baiona, se realizará de “manera escalonada” para poder ir adaptando esta cita semanal de los lunes “a esa nueva normalidad que nos toca vivir y que, en muchos aspectos, marcará un antes y un después de la crisis del COVID-19”, explica el alcalde, Carlos Gómez.

Este primer mercadillo tras su reapertura, estará ceñido exclusivamente al sector agroalimentario y, en total, se instalarán 20 puestos. No será la única novedad ya que también tendrá un pequeño cambio en su ubicación, pasando a ocupar el trecho de la calle Julián Valverde comprendido entre el cruce con la avenida José Pereira Troncoso y la plaza de Vitoria Cadaval.

Hace falta destacar que el Plan para la transición hacia una “Nueva Normalidad” señala que los Concellos, para retomar la actividad de los mercados al aire libre, deberán garantizar “las condiciones de distanciamiento entre puestos” y además, especificar claramente que dichos mercadillos “deberán estar delimitados para el correcto control del aforo por parte de las fuerzas de seguridad”.

El alcalde Carlos Gómez explica, además, que los diferentes puestos deberán garantizar las medidas de seguridad de su clientela “poniendo a disposición de la misma guantes y gel hidroalcohólico, dado que estamos hablando de puestos agroalimentarios en los que se deben extremar las medidas higiénicas”. Llama también el alcalde de Baiona, “a la responsabilidad de los vecinos” a la hora de evitar aglomeraciones e intentar mantener, “en todo momento, las distancias de seguridad recomendadas en las disposiciones del Gobierno de España”.

La progresiva ampliación del mercadillo, adelantó Carlos Gómez, “se dará a conocer a los interesados con la suficiente antelación” quedando, en todo caso, “supeditada a la situación sanitaria del momento y a las normas dictadas por las administraciones competentes”.

Estamos, concluye el alcalde de Baiona, “en una fase muy delicada en la que la responsabilidad de todos y cada uno de los vecinos es fundamental para que podamos ir saliendo poco a poco de esta crisis”.