SportCoeco

El Mecalia Atlético Guardés sufrió la semana pasada el primer revés de su camino en la Liga Guerreras Iberdrola 2021/22. Un derrota en Elche (24-19) muy marcada por la mala primera parte del equipo miñoto (16-7). Un palo después de arrancar el curso de forma impoluta, con dos victorias ante Caja Rural Valladolid y en el derbi frente a Porriño. Pero es deporte. Caer, levantarse. Y todo vuelve a empezar cada lunes. Por eso, el partido de este sábado ante el KH7 Granollers (20:00) supone una oportunidad por varios motivos.

El primero y más obvio, para sacarse el mal sabor de boca de la derrota en la ciudad del Palmeral. También, como es lógico, para no perder comba con los puestos cabeceros de la clasificación. Además, para el Guardés siempre es especial jugar en A Sangriña. Y más aún en este choque, con el aforo ampliado gracias a la relajación de las medidas restrictivas por parte de las autoridades sanitarias, lo que permitirá al recinto rugir ya muy cerca de su pleno rendimiento. Eso sin olvidar la categoría del rival, un Granollers que se mantiene invicto con dos victorias y un empate, lo que le sitúa con 5 puntos, una unidad y un puesto por encima del propio conjunto miñoto, que actualmente es quinto.

La escuadra vallesana ha sabido recomponerse tras la salida de su ya extécnico, Robert Cuesta, hacia el Rocasa Gran Canaria. Su sustituto es un exjugador de la entidad: Salva Puig. El nuevo preparador está manteniendo el gran rendimiento del conjunto catalán. Y eso que tiene las notables bajas de Janna Sobrepera y Lea Kofler. Quien sí estará sobre el parqué de A Sangriña es la pivote viguesa Carmen Prelchi, además de jugadoras de tanto nivel como Giulia Guareiro, Ona Vegué o la portera internacional española Nicole Wiggings. Y todo ello impulsadas por su última victoria ante Zuazo (30-29), con un gol de la propia Vegué en el último suspiro.

El Guardés, por su parte, sigue sin poder contar con Tamires Anselmo ni Hannah Nunes. Ambas brasileñas siguen de baja por sendos problemas de rodilla, lo que está complicando la rotación de José Ignacio Prades en una plantilla ya corta de por sí. Además, la participación de Yaiza Alonso o alguna otra jugadora juvenil no se decidirá hasta el último momento, ya que el su equipo se juega este fin de semana el ascenso a la Liga Oro de la categoría. Una vuelta de tuerca más en la dificultad de un choque que se presenta clave para recuperar sensaciones e irse al parón de selecciones con tranquilidad.

José Ignacio Prades: “Granollers es un equipo joven, pero muy peligroso”

El técnico del Guardés se muestra motivado horas antes del regreso a A Sangriña. La derrota en Elche está presente -“la semana empezó más difícil de lo habitual”, reconoce-, pero tanto el propio técnico alicantino, como su cuerpo técnico y sus jugadoras quieren darle la vuelta a ese sentimiento para usarlo en su favor este sábado ante el Granollers. “Hemos insistido mucho en que este sábado tenemos una oportunidad para mejorar nuestro juego y limpiar un poco la imagen tan mala que se dio, sobre todo en el primer tiempo”, destaca Prades. “No queda más que trabajar para contrarrestar esa derrota con todo lo que ello supuso”, añade.

Para lograrlo tendrá que superar al KH7 Granollers, “un equipo joven, pero muy peligroso y con jugadoras importantes”, en palabras del seleccionador español. “Salva (Puig) lo está haciendo a la perfección porque ha sabido implementar muy bien su estilo manteniendo cosas muy buenas del anterior entrenador (Robert Cuesta)”, destaca. “Granollers siempre es difícil de batir y su empate en Elche así lo demuestra”, advierte el entrenador del Guardés, que tiene claro que el pinchazo de la semana pasada no debe variar la percepción global de su equipo. “Ni ahora somos tan malas ni antes éramos tan buenas. Estamos preparando a conciencia el partido. Delante de nuestra afición tenemos que ofrecer otras prestaciones”, concluye.