Monasterio de Oia

El Monasterio de Oia hace un año tenía dos retos, avanzar en los pasos urbanísticos que permitan su rehabilitación definitiva, y seguir desarrollando una dinamización cultural única que seguirá poniendo en valor un patrimonio de todos.

A pesar del impacto del coronavirus, ambos objetivos se dieron por cumplidos en el 2020 según la II Memoria de Sostenibilidad que relata la actividad de esos últimos doce meses.

El trabajo conjunto entre el Monasterio de Oia y el Concello, está permitiendo sentar las bases del marco urbanístico que permitirá la mayor inversión de la historia en el municipio oiense. Tras llegar a un acuerdo en octubre del 2019, ambas partes están trabajando de forma continua y coordinada por un objetivo y proyecto común.

Al mismo tiempo, la propiedad del cenobio intervino reforzando parte de los tejados, renovándose puertas principales de accesos y estancias, y finalizando el Centro de Recepción de Visitantes.

Especialmente importante fue la finalización del levantamiento topográfico realizado con tecnología fotogranométrica y LaserScan, que viene a complementar un trabajo topográfico anterior. Tras más de un año de trabajo, este proyecto digitalizó toda la construcción con un nivel de precisión y detalle inaudito, siendo la base para la futura rehabilitación.

Al mismo tiempo, se pudo desarrollar una programación cultural tan esperada como condicionada. Las actividades culturales programadas desde el mes de abril hasta noviembre del 2020, tuvieron que ajustarse debido a la crisis sanitaria mundial. Finalmente, se pudo llevar a cabo en los meses de julio, agosto y septiembre. Hubo que adaptar la programación, ajustar la capacidad, y aplicar estrictamente las medidas marcadas por las autoridades. En todo caso, la estrategia estaba clara: no dejar de promover la cultura y la historia desde la seguridad necesaria. Así se llevaron a cabo innumerables visitas guiadas, conciertos al atardecer, charlas con referentes del mundo de la investigación y el patrimonio, o eventos inolvidables como el Sinsal Litoral o La Emoción de los Vinos. Más de 3.400 visitantes en el mes de agosto, dan cuenta del respaldo a estas iniciativas.

Afortunadamente, la pandemia no cambió la estrategia y capacidad del Mosteiro, basada en una sostenibilidad económica, social, cultural y medioambiental. El detalle del trabajo hecho en estos cuatro ejes se refleja en la II Memoria de Sostenibilidad, disponible en internet. Mantener de forma continuada ese equilibrio entre esos aspectos, garantizará un proyecto singular, referente, y tractor, que espera tener el respaldo de las administraciones públicas dada la envergadura e impacto del mismo.

La historia del Mosteiro se comenzó a escribir en el año 1.149, y actualmente busca a través de su puesta en valor, ser un elemento dinamizador. Poco a poco se está convirtiendo en un referente de una nueva manera de cuidar el patrimonio, y de hacer un turismo respetuoso que aporte riqueza al entorno.

Finalizamos un año 2020 extraño pero que no consiguió cambiar la estrategia y la ilusión de las acciones fijadas a favor de rehabilitar el Monasterio y dotarlo de vida. Encaramos un año 2021 muy importante, ya no únicamente por la complejidad de los pasos previstos sino por lo que el Covid-19 pueda condicionar. Seguiremos trabajando por un objetivo irrenunciable, y esperamos seguir sumando fuerzas para poder llevarlo cabo”, explica Xoán Martínez, Director General del Mosteiro de Oia.

Memoria sostenible.