ALFREDO

El tripartito de Baiona llevará a cabo la compra de los terrenos de las baterías de Cabo Silleiro «desconociendo las lindes de las parcelas que adquirirá y en las que se empeña en pagar los 370.000 euros que le pide el Ministerio de Defensa sin valorar otro tipo de negociación», así lo asegura el PP de Baiona quien señala que «el gobierno local reconoció ayer en pleno que no sabe dónde están ubicados los 96.626 metros cuadrados incluidos en la operación porque no coincide el mapa del Catastro con el del Registro de la Propiedad. El Registro sólo especifica que una de las dos parcelas, la de mayor tamaño, delimita por el oeste con la carretera Baiona-A Guarda pero no detalla con quien lo hace por el resto del perímetro (únicamente indica que con monte) por lo que resulta imposible poder dibujar la parcela real que están adquiriendo y qué vecinos pueden estar afectados por ello. Vecinos- advierten– a los que en su día arrebataron las fincas y que el tripartito no aclara si les compensará».

«Por lo tanto, -dicen los populares- si el Concello llevase a cabo la compra en estas condiciones se cargaría con un problema grave porque no sabría dónde comienza y dónde termina su parcela cara a poder vallarla o acotarla posteriormente para evitar incidentes de los que la administración local sería, automáticamente, responsable dada la peligrosidad actual de la zona y uno de los motivos por los que el Estado quiere deshacerse desde hace años, incluso por un precio mucho más bajo que van a pagar ahora».

Los populares apuntan que atendiendo al mapa catastral y no al Registro de la Propiedad, una parte importante del tunelaje militar, entre ellos dos cañones, queda fuera del acuerdo de compra con el Ministerio, lo que impediría la recuperación adecuada de la totalidad de las baterías. «El tripartito reconoció en el pleno de ayer todas estas cuestiones pero aún así aseguran que llevarán a cabo la compra, aun siendo conscientes de que no saben realmente qué es lo que compran y que estos problemas de lindes sumados a las características urbanísticas del terreno (rústico de protección paisajística integral) les impedirán, incluso, poner en valor las baterías. En estas condiciones, el único que sale ganando es el Ministerio, que embolsa dinero y se quita un problema», exponen desde el grupo municipal popular baionés.

Desde el PP aseguran que Baiona se convertiría en uno de los pocos municipios de España que tiene que pagar con el dinero de sus vecinos para recuperar unas baterías militares. «La propia concellería de Urbanismo del Concello de Baiona, en el expediente de la compra, pone como ejemplos a los gobiernos de A Coruña, Cartagena o Menorca, entre otros muchos que existen, por haber logrado la concesión de sus baterías de forma gratuita a través de los trámites administrativos necesarios y que el tripartito que dirige el socialista Carlos Gómez se niega a realizar. Resulta sorprendente, y al mismo tiempo bochornoso, que los vecinos tengan que pagar con el dinero de sus impuestos 370.000 euros por unos terrenos que ya eran suyos y que, además, seamos los únicos en hacerlo«, lamentan desde el PP baionés.