ALFREDO

El PP de Baiona demanda al gobierno local un mayor esfuerzo para contener la propagación de los contagios en el municipio y para ello pide un incremento de la vigilancia policial en las calles y zonas públicas baionesas.

Esto supondría un mayor cumplimiento de las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias y daría tranquilidad y confianza al sector de la hostelería que, en ocasiones, tiene que asumir esta responsabilidad a pesar de la delicada situación en la que se encuentra.

Desde el grupo municipal popular recuerdan al tripartito que el Concello que dirigen, como administración más cercana a la ciudadanía, debe implicarse y tomar todas las medidas que estén a su alcance para velar por los intereses de sus vecinos y adaptar sus recursos a las necesidades actuales de la sociedad.

«Por ejemplo, que los agentes de la Policía Local patrullen más a pie por las calles del casco vello de Baiona de forma que puedan controlar las posibles irregularidades que se produzcan en la vía pública o disuadir de ello y apoyar así también a la hostelería para evitar que sean sus trabajadores quien tengan que actuar como agentes. Una medida «lógica» que ya han tomado otros municipios de la provincia de Pontevedra con una incidencia similar a la de Baiona y aún no ha calado en el gobierno local del PSdeG, BNG y Nos«, indican los populares.

Esta acción «coherente» de otros regidores locales choca con la idea «irracional del alcalde de Baiona, Carlos Gómez, que en lugar de velar por la salud y la economía de las familias del municipio se le ocurre pensar en solicitar el cierre perimetral de toda la comarca del Val Miñor en Semana Santa, tal y como manifestó en un medio de comunicación. No sólo no es capaz de arropar desde el Concello a sus vecinos y comerciantes sino que pretende ahogar todavía más la economía del municipio. Un sector ya de por sí castigado durante todo este año que parece no preocuparle lo más mínimo a juzgar por sus propuestas«, califican los populares.