Concello de Gondomar // Pepe Costas (Pepeprais)

El PP propone al Gobierno local que el pueblo de Baiona, a través de sus representantes políticos en el consistorio, realice un homenaje permanente al conocido Pepe Costas, fallecido hace cinco meses, con la colocación de una placa en el lugar donde siempre le gustaba pasear y descansar mientras observaba la vida de su querida villa: el Paseo de Alfonso IX.

Los populares consideran que es deber del municipio y de sus gobernantes recordarle para que las generaciones venideras conozcan quién fue PepePrais, como se le conocía popularmente en el municipio, y también como reconocimiento a su dedicación y a su amor por su querida Baiona natal.

Desde su muerte, hace ahora cinco meses, numerosos vecinos han trasladado al grupo municipal popular la demanda de llevar a cabo algún tipo de distinción que permaneciese en el tiempo y a la vista de la ciudadanía y, a juicio de los populares, no hay mejor lugar que la calle, donde él se relacionaba con sus vecinos, transmitía la historia, la cultura y la tradición a los turistas y, donde durante tantos años, puso voz a los eventos públicos y privados que se organizaban.

También consideran desde el PP, para responder cuanto antes a este sentir vecinal, este homenaje debería de hacerse coincidiendo con el sexto mes desde su fallecimiento que se cumple en mayo. “Es un sentir vecinal desde que falleció que se le haga algún tipo de homenaje que perdure en el tiempo a través de una placa con su nombre y una breve descripción de su persona”, demandan desde el PP.

Los populares han registrado telemáticamente este lunes una moción en la que se recoge esta iniciativa que esperan cuente con la aceptación y apoyo de todos los partidos políticos que componen la corporación para que este homenaje llegue en pocas semanas como demandan los vecinos de Baiona.

Costas fue un referente de la comunicación y un apasionado de la tierra que le vio nacer, Baiona, a la que dedicó gran parte de su trayectoria profesional. Alma de las fiestas miñoranas como speaker en prácticamente todos los eventos deportivos, culturales y festivos, embajador de la historia, de la tradición y del sentir de Baiona profesionalmente, pero también en innumerables ocasiones de forma altruista, se merece, a juicio del grupo municipal popular, «una consideración desde el cariño y el respeto que le tenían sus vecinos».