El PSOE rinde homenaje en Oia al histórico José Álvarez de Paz
ALFREDO // José Álvarez de Paz

Corría el 23 de febrero de 1981 cuando el Teniente Coronel Antonio Tejero irrumpía en el Congreso de los Diputados. Sentado en un hemiciclo estaba el socialista José Álvarez de Paz, uno de los últimos políticos que vivió el fallido Golpe de Estado.

Nacido en El Noceda del Bierzo, León, en 1935, De Paz es abogado, profesor y político. Durante tres mandatos consecutivos fue diputado en el Congreso y otros dos en el Parlamento Europeo y fue el último Gobernador de Pontevedra. Además, escribió el libro Nombre Propios.

Ahora, este militante del PSOE vive retirado en Baiona y sus compañeros le rinden un merecido homenaje este sábado, a las 19:00 horas, en el restaurante O Peñasco de Mougás, Oia. En el acto intervendrán Gonzalo Caballero, David Regades, Dolores Vilariño y Gerardo Rodríguez. (Confirmación de asistencia: 669 377 685).

El homenajeado se siente sorprendido aunque agradecido. Asegura que su trabajo en Pontevedra fue gracias a tener un gran equipo. “No sé trabajar de otra forma. Traslado el homenaje a la junta de seguridad, a las madres contra la droga, a la ciudadanía que plantó cara al narcotráfico”, indicó.

En su etapa de Gobernador de Pontevedra, De Paz recuerda con cariño a Carmen Avendaño, José Luis Aparicio, Enrique Mora Morandeira, Luis García Mañá o Marga Elessp. “Continuamos el buen trabajo de mis antecesores, añadiendo la creación de una red de escuelas de oficios por toda la provincia y la investigación de las redes financieras del narcotráfico. No tuvimos tiempo para hacer el centro ocupacional de Badmio, un referente a nivel europeo para la formación profesional de mar”, señaló.

Álvarez aprendió que un adversario político puede ser amigo. Recuerda que Fraga clausuró una emisora en Ponferrada que había creado con Cáritas.Mi recuerdo del expresidente de la Xunta es el de un hombre de Estado que llevó al redil de la democracia a muchos nostálgicos del pasado”, aseguró.

El socialista le conquistó Baiona, donde pasa su retiro con su esposa Teresina. “Para mí O Val Miñor es el espacio más hermoso para vivir y Baiona es como quería el Rey de León, Alfonso IX, que le dio nombre: Este es un lugar donde los mayores deben respetar a los menores y los menores a los mayores, afirmó.

“Creo en la política como un servicio necesario, una actividad tan digna de respeto como el trabajo de un minero. No todos ni la mayoría de los políticos son corruptos, es científicamente imposible”, concluye el socialista.