ALFREDO // Un bombero del GES de O VAl Miñor sofocando un incendio forestal (Archivo)

La llamada de atención que lanzó la delegada sindical del GES, Rosi Pereira, sobre la retirada de nidos de avispa velutina en O Val Miñor y su retraso a la hora de acudir a una emergencia, ha tenido respuesta por parte del presidente de la Mancomunidad, Paco Ferreira.

El regidor gondomareño mostró su aprobación y comprensión a su advertencia. El servicio se está viendo afectado dada la imposibilidad de compaginar ambas tareas por parte de los profesionales del GES. Para Ferreira “lo importante es que el retén de guardia esté en la base del GES y atienda las emergencias en tiempo y forma”.

Las playas, las fiestas o los actos culturales son un atractivo turístico para las miles de personas que visitan O Val Miñor en la época estival y las incidencias se disparan. Ferreira no dudó en eximir del servicio de retirada de nidos al retén de guardia “porque la prioridad son las emergencias” y comparte con el GES la necesidad de buscar una alternativa para hacer frente a la velutina. “Tenemos que ponernos de acuerdo para buscar una solución, en coordinación con los propios miembros del GES, para esta labor, bien sea con un equipo de refuerzo pagando horas extra o como se decida, porque la velutina es otro problema que tiene la población”, indicó Ferreira quien criticó a la Xunta por no asumir la retirada de los nidos “ya que es su competencia”.

Por otra parte, el regidor de Gondomar también anunció que el BOP publicó este jueves el primer convenio suscrito entre el GES y la Mancomunidad de O Val Miñor. “La contratación de seis nuevos bomberos y la subida salarial de 850 a 1.550 euros, será lo más inmediata posible. Ya se están redactando las bases”, concluyó Ferreira.