Del cigarrillo al cáncer mortal de pulmón

Ese es el riesgo que corre una persona fumadora, la muerte por cáncer de pulmón. La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra, como cada 31 de mayo de cada año, el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos para la salud asociados con el tabaquismo y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo. 

En la campaña se demostrará que la industria del tabaco compromete el desarrollo sostenible de todos los países, incluidos la salud y el bienestar económico de sus ciudadanos. El tabaco provoca, por lo menos, el 30 por ciento de las muertes por cáncer y causa directamente alrededor de 60.000 fallecimientos al año en España. El cáncer de pulmón es el principal problema de los fumadores, pero el tabaco también afecta a otras zonas como la laringe, la cavidad oral o el esófago. Son datos que la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) recordó con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, hoy, que este año se celebra con el lema “El tabaco, una amenaza para el desarrollo”.

El 28% de los españoles fuma, dos puntos porcentuales por encima de la media europea y porcentaje que los sitúa entre los más fumadores en la Unión Europea, según una encuesta del Eurobarómetro. Con todo, el porcentaje de españoles que fuma ha caído un punto desde 2014.

La lucha antitabáquica, que está incluida en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, es una forma eficaz de contribuir al logro de la meta; de aquí a 2030, reducir en un tercio la mortandad prematura por enfermedades no transmisibles en todo el mundo, influidas las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la enfermedad pulmonar obstrutiva crónica.

Además de salvar vidas y de reducir las desigualdades sanitarias, los cursos de deshabituación tabáquica pueden limitar las consecuencias negativas para el medio ambiente del cultivo, la producción, el comercio y el consumo de tabaco. También ayudan a romper el ciclo de la pobreza, erradicar el hambre, promueve la agricultura sostenible y luchar contra lo cambio climático.

Desde la Asociación Érguete Baixo Miño cuya sede está sita en A Guarda prestan ayuda a sus actuales usuarios para que dejen de fumar, en caso de que la soliciten y así, el dinero ahorrado podrá ser utilizado para satisfacer las necesidades básicas, como la compra de alimentos saludables en lugar de gastarlo en el tabaco que es tan perjudicial para la salud.

VÍDEO