CEDIDA // Imagen del encuentro entre el Goián y el Tomiño.

El Tomiño se llevó el ‘gato al agua’ en el derbi tomiñés, correspondiente a la Copa Diputación de Pontevedra y disputado en el campo de O Regatiño, en Goián (Tomiño).

Una noche fría, lluviosa y en ocasiones con granizo. Se preveía un partido muy disputado debido a la “eterna rivalidad” existente entre ambos equipos.

El partido comenzó con un Goián muy bien asentado en el campo y con buen control del balón, lo que llevó a los 3 minutos del inicio a Javier Fernández a plantarse solo delante de Diego, si bien éste atrapó el balón con seguridad. Apenas un par de minutos más tarde, en el 5, dispuso el Goián de una falta en tres cuartos de campo. Diego para el potente disparo pero es incapaz de quedarse el esférico y un atento Adrián González, que como puede apreciarse en el vídeo está en fuera de juego, aprovecha la situación y envía el rechace de Diego al fondo de la red adelantando a los locales.

Continuó dominando el Goián en los minutos siguientes y por parte del Tomiño, lo más destacado hasta el momento, habían sido dos amarillas, una a Álex y otra a Uxío. En el minuto 17, un lanzamiento lejano de los locales se marchó fuera por muy poco. En el 19 Álex combinó a la derecha del ataque para Saúl, que tras una gran carrera consigue llegar al lateral del área y poner un centro medido para Cataña, que libre de marca remata de cabeza. Óscar Alonso llegó a tocar pero no pudo impedir que el balón acabase entrando. 1-1 en el marcador. A pesar de la igualdad en el resultado momentáneo siguió mandando 10 minutos más sobre el campo el Goián, que hasta el 30 gozó de un par de ocasiones más que, lamentablemente para ellos, no llegaron a buen puerto. Y a partir del 30 empezó a funcionar el Tomiño, se despojó de la apatía que hasta ese momento había mostrado y comenzó a dominar el encuentro. En el 31 Álex remata con la izquierda desde dentro del área y consigue sobrepasar a Óscar Alonso, pero sacó bajo palos un providencial Rubén Nogueira. Un minuto después Uxío remata a puerta pero Óscar Alonso esta vez sí consigue tocar para desviar el balón por la línea de fondo. Cinco minutos más tarde Álex saca un córner desde la derecha, la defensa despeja corto y el esférico le cae a Piña que, desde dentro del área, remata un balón que se colaría entre tres jugadores locales para ir al fondo de las mallas. 1-2 en O Regatiño. En el 38 se produjo un nuevo ataque del Tomiño bajo la intensa lluvia, esta vez a cargo de Saúl, uno de los más activos de la noche junto con Álex y Pibe, que terminó en un mano a mano contra el portero local, resultando victorioso el guardameta. En el 43 de nuevo un disparo lejano del Goián se iba fuera por poco. Y sin nada más reseñable, excepto una intensísima granizada, se llegó al final del primer periodo.

La segunda mitad arrancó con fuerza y a los 4 minutos del reinicio tuvo el Goián el empate en un remate que se fue al larguero. A los 10 un remate de Cataña desde la frontal del área obligaba a Óscar Alonso a esforzarse, un minuto después el colegiado señalaba como fuera de juego una arrancada legal del propio Cataña cuando ya se plantaba solo ante la meta rival. Cinco minutos después sucedía exactamente lo mismo, pero esta vez con Álex como protagonista, y las protestas desde el banquillo por lo sucedido costaban sendas tarjetas amarillas a Puime y Abel, delegado y entrenador respectivamente.

Con un Tomiño superior y mandando en el encuentro se llegó al 66. Rubén Nogueira no atina a despejar de cabeza correctamente en el borde del área y el balón sale hacia atrás y al centro, un incisivo Álex aprovechó esta circunstancia para, con un medido remate de cabeza, colocar el balón lejos del alcance del meta local estableciendo así el 1-3 en el marcador. Ocho minutos después Saúl se hace con un balón en tres cuartos, avanza ante la oposición de Rubén Nogueira y entra en el área grande para con un certero disparo, batir por cuarta vez a Óscar Alonso y llevar la tranquilidad al cuadro rojo.

El Goián siguió intentándolo con más corazón que cabeza y sin fortuna y de nuevo el colegiado señaló fuera de juego en un desmarque legal, ahora de Rubi, para desesperación del 20 rojo. El Tomiño siguió buscando el quinto con un motivadísimo Marro aunque muy vigilado por la defensa local. Y ya con el tiempo cumplido se produjo el penalti a favor del Goián que, finalizado el partido, el propio jugador local reconoció que no era tal. Aarón Álvarez sería el encargado de transformarlo y maquillar un poco el resultado.

Y así, bajo la intensa lluvia, finalizó el apasionante derbi tomiñés en el que el Tomiño F.C. fue netamente superior en la mayor parte del encuentro. El Tomiño pasa la primera eliminatoria de la Copa Diputación de Pontevedra. El próximo encuentro para el Tomiño será el 6 de abril contra el Mondariz, a las 21:30 horas, en el campo de O Alivio.