CEDIDA // Denis Barros

Desde siempre el ser humano ha soñado con viajar al espacio, explorar lo desconocido y conocer otras civilizaciones. Uno de los países que más misiones espaciales ha realizado ha sido Estados Unidos. El 16 julio de 1969, la Nasa, en su ambición de colonizar la Luna, envió al espacio el Apolo 11 y cinco días después, Neil A. Armstrong, uno de sus astronautas, se convertía en el primer hombre en pisar la superficie lunar.

Desde entonces fueron muchas las misiones espaciales enviadas al espacio y hasta se ha construido en la órbita terrestre la Estación Espacial Internacional (ISS), en la que participa España, y que está capacitada para probar los sistemas y equipamiento necesarios para la realización de vuelos espaciales de larga duración, como pueden ser las misiones a la Luna o Marte.

Denis Barros Caballero, de Tui por parte de madre y de O Porriño por parte de padre, es un joven de 27 años con un Máster en Ingeniería de Minas por la Universidad de Vigo y con varios cursos de la Agencia Espacial Europea y de la Nasa. El joven ha decidido dedicar su carrera profesional al estudio del universo “porque es lo que más me apasiona”, por lo que también realizó un trabajo de fin de máster relacionado con el espacio donde “conseguí matrícula de honor”, recuerda el tudense.

Lleva desde el 19 de septiembre trabajando en Luxemburgo , “que es el centro mundial ahora mismo en cuanto a minería espacial. Trabajo desde hace año y medio en un startup llamado MaanaElectric, con la ambición de producir en la Luna paneles solares a partir de arena, para proveer de energía una futura base lunar permanente, en la que podamos mandar astronautas para estudiar las propiedades del satélite. Mi sueño es aportar mi granito de arena para que la humanidad pueda expandirse por el sistema solar, ya que la minería es la base de todo, ayudando así a la preservación del ser humano”, explica el minero espacial.

El proyecto está ahora en una fase de investigación y desarrollo que consiste, básicamente, en crear una factoría. “Para que se entienda, cogemos las típicas casetas de obras y ponemos tres o cuatro en fila, y, por un lado, metemos arena y energía, y por el otro, tras una serie de procesos, sale el panel solar”, declara el ingeniero.

Este novedoso sistema pretende utilizar los recursos que hay en la superficie de la Luna, como el Regolito, para crear los paneles. “Lo que no podemos es enviar los recursos que hay en la Tierra porque ya tenemos pocos. No podemos seguir explotando nuestro planeta para conquistar el sistema solar”, indica.

La Nasa, la Agencia Espacial Europea y otras agencias espaciales, trabajan conjuntamente en una serie de misiones (Artemis) con el objetivo de colonizar la Luna. “Seremos una parte de la industria que se creará alrededor del Astro y, después de colonizar nuestro satélite, vendrá Marte, está más cerca de lo que la gente piensa. Probablemente, dentro de unos cinco años, podrá haber algo en la Luna. Ese es mi objetivo personal, ayudar a que la civilización siga avanzando y no se quede estancada en la Tierra, porque el mayor peligro que tenemos los seres humanos, somos nosotros mismos, y si estamos en un sólo planeta, es muy fácil que nos acabemos extinguiendo, si somos capaces de llegar a otros lugares y adaptarnos, lo que hacemos es aumentar nuestra posibilidad de supervivencia”, concluye el tudense.

CEDIDA // Denis Barros