Poner fin a la brecha de género no sólo implicaría avances significativos para la sociedad, más justa, más feliz y con mayor bienestar para todas las personas, sino que también generaría un importante crecimiento económico, con un aumento de la productividad de los trabajadores y trabajadoras y mayor poder de tracción de talentos. Todas ventajas para una realidad por la que rosaleiros y rosaleiras luchan también desde las aulas.

Las calles de O Rosal se llenan desde hoy y hasta finales de mes de los ‘Farrapos morados’ creados por el alumnado de secundaria del CPI Manuel Suárez Marquier, unas lonas que buscan reflejar y hacer llegar al vecindario todas aquellas cosas positivas que se pueden hacer y tener cuándo se vive en igualdad, “sen sufrir violencia de xénero nin ningún outro tipo de represión, cando se vive realmente en liberdade”, señala la concejal de Igualdad y Mujer, Sara Vicente.

Cada una de las lonas recoge un mensaje optimista con palabras positivas por una de las caras y, en la otra, mensajes escritos por el alumnado de diferentes cursos con las ideas que quieren transmitirles al vecindario. En esta iniciativa también participaron los niños y niñas del CRA María Zambrano, que decoraron algunas lonas que quedaron expuestas en las propias escuelas unitarias.

Esta iniciativa forma parte de la programación centrada en la igualdad organizada por el Concello de O Rosal para todo el mes de marzo y que busca la implicación del vecindario participando en acciones como la colocación de las  pegatinas del ‘Revolucionando Mentes 8 M’ en ventanas y escaparates, la muestra ‘Iguais somos +’ o la exposición ‘O traballo non ten xénero’ y el techo de cristal que la acompaña para simular las dificultades a las que tienen que enfrentarse las mujeres a lo largo de su vida laboral, social, familiar… por el mero hecho de ser mujer.