El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, exige la Xunta de Galicia la finalización inmediata de las obras promovidas por la Consellería de Infraestruturas, consistentes en la mejora del firme en las carreteras PO-340, PO-331 y PO-332 a su paso por el municipio, provocando retenciones kilométricas que afectaron a cientos de vecinos.

Según Ferreia, «a data de hoxe as obras seguen sen estar rematadas, xa que non se procedeu a realizar os traballos de sinalización horizontal o que supón unha situación de grave perigo para os viandantes».

Gondomar celebra sus Fiestas Patronales de San Bieito esta misma semana, por lo que está prevista la afluencia de miles de personas al municipio, motivo por el cual, «esiximos a Consellería que proceda a rematar as obras iniciadas e desenvolva con urxencia os traballos de marcaxe de sinalización horizontal nas estradas afectadas, priorizando o pintado de pasos de peóns e demáis sinalización indispensable para asegurar a integridade física das personas e dos usuarios da vía en xeral».