ALFREDO // El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira

Hartos de remitir escritos a la Consellería de Transportes de la Xunta de Galicia y a la espera de ser recibidos por la conselleira para tratar el problema del transporte público de Gondomar.

La negativa y falta de respuesta, salvo sarcasmos en distintos medios de comunicación por parte de la conselleira, tales como: “el que fue a Sevilla perdió la silla, o mis niños cuando se portan mal no les doy el caramelo”, obligan al concello de Gondomar a tomar medidas más contundente y acudir ante los Tribunales de Justicia, al considerar que el tratamiento recibido, inapropiado y muy desafortunado, no sólo es una aptitud intolerable, sino que pudiera ser ilícita.

El transporte público de Gondomar, necesita de una inmediata solución por parte del Gobierno de la Xunta, quienes tienen la obligación y la competencia“, indica Ferreira. Sin embargo Ferreira añade que “la Xunta de Galicia, lejos de buscar soluciones, lo que hace es agravar más el problema y perjudicar, cada vez más a los gondomareños. Ejemplo de ello, es que este mismo mes y sin previo aviso suprimieron determinadas líneas y paradas, consintiendo el incumplimiento reiterado del servicio por parte de los empresa adjudicataria (negativa a realizar el servicio y trasladar pasajeros a su destino final), o el incremento de los precios del billete de manera justificada y desproporcionada respecto con otros concellos“.

Ferreira considera que el trato dado por la Xunta de Galicia vulnera frontalmente el principio de igual entre ciudadanos, tratando a unos concellos de como de primera, a otros de segunda; y en el caso de Gondomar como de tercera. “Algo inaceptable e inaudito, salvo en gobiernos despóticos, que en vez de administrar y tratar a los ciudadanos por igual, lo hacen de manera partidista, discriminatoria y bajo la política de la “vendeta”, asegura el regidor.

El alcalde también declara que “no se puede entender como desde el mes de febrero del año 2017 (año y medio) el gobierno municipal de Gondomar esté a la espera de firmar un convenio de transporte metropolitano con la Xunta de Galicia, al igual que lo hicieron otros concello limítrofes, y sin embargo, hasta la fecha no fuimos ni llamados, ni recibidos, ni se nos haya dado respuesta y explicaciones al respecto, salvo la ironía y el reproche entre bastidores de la Conselleira. Que pretende, tomarnos el pelo, subestimando, discriminando y despreciando a los gondomareños de manera fragante?”.

Ante esta situación, el alcalde requirió la intervención del Defensor del Pueblo y la Valedora do Pobo.

Finalmente, he ordenado a los servicios jurídicos municipales el estudio y la presentación de la correspondiente demanda y/o querella ante los Tribunales de Justicia competentes, en busca de dirimir responsabilidades penales y administrativas a la Xunta de Galicia por inacción de la administración y un presunto delito de prevaricación administrativa por omisión, al considerar más que probado y constatado que el Gobierno de Feijoó actúa contra el concello de Gondomar y sus vecinos, de mala fe y negándoles derechos fundamentales como el de igualdad, territorialidad, etc., y que no podemos permitir bajo ningún concepto“, explica.

“Asimismo me pondré, a petición expresa de los afectados, a la cabeza en futuras protesta que serán llevadas a cabo en sucesivas fechas ante la administración autonómica; así como a la espera de ser recibido por el presidente de la Xunta y poder abordar este problema en busca de soluciones, que pasaría en primer orden por la firma del convenio de transportes y que daría lugar al abaratamiento de los precios del billete y al beneficio de la “tarxeta xoven”, que ya disponen más de 5.000 vecinos de Gondomar y que no pueden usar desde y en Gondomar”, concluyó Ferreira.