La Xunta, a través de Augas de Galicia, acaba de finalizar la ejecución de una estructura de retención de arenas en el sistema de saneamiento en A Guarda.

Estas infraestructuras hidráulicas, que contaron con una inversión autonómica de cerca de 50.000 euros, fueron entregadas hoy al Concello de A Guarda, que asumirá su titularidad y las respectivas tareas de mantenimiento.

Las obras consistieron en la implantación de una arqueta en la red de saneamiento, con el objetivo de solucionar los problemas de acumulación de arena en el sistema y mejorar su funcionamiento.

La depuradora de A Guarda recibe las aguas residuales de este municipio y también de O Rosal a través de dos colectores. Uno de ellos, procedente de la zona de Salcidos, tiene una pendiente mínima, lo que provocaba que se depositasen arenas en él, dificultando la circulación de las aguas.

Con la construcción de esta estructura se retienen esas arenas en un punto concreto del colector procedente de Salcidos, que se preparará para que el Concello pueda recogerlas y posteriormente gestionarlas, como parte de las labores de mantenimiento en la red de saneamiento.

Esta actuación se enmarca en la colaboración que la Xunta está llevando a cabo con estos ayuntamientos en materia de saneamiento. Además, se suma a un proyecto más ambicioso, consistente en una mejora integral del colector de saneamiento de O Rosal.