El pasado miércoles, finalizaron las obras de mejora de la calle Calvario entre los números 48 y 73. El alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, la teniente de alcalde, Montserrat Magallanes, y el concejal de Vías y Servicios, Miguel Español, visitaron los últimos retoques de estas obras junto con los técnicos de la empresa adjudicataria.

Esta actuación cuenta con una parte central para la recogida de aguas pluviales, sustituyendo el asfaltado por un nuevo pavimentado de piedra en continuidad con los tramos ya mejorados en fases anteriores en esta misma calle, incorporando también parte de las piedras antiguas que se encontraron debajo de la vieja capa de rodadura.

Se ejecutó una nueva red de abastecimiento de agua, así como la incorporación de bocas de incendios y el relevo de la red de aguas pluviales y residuales, disponiendo las nuevas acometidas a pozos y eliminado las acometidas que no se podía controlar o registrar.

El plazo de ejecución de estas obras se prolongó poco más de un mes y, tal y como manifestaron los vecinos, la calle “quedó en perfectas condiciones”.

Estas obras contaron con un presupuesto total 121.951,87€ IVA incluido con cargo al Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra.