El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó hoy que Galicia se mantendrá en máxima restricción, para consolidar la mejoría alcanzada en las últimas semanas y preparar una apertura gradual y con la máxima seguridad. “O acordo deste comité clínico é manter Galicia en restrición máxima co obxectivo de afianzar e ampliar a melloría das últimas semanas”, explicó, destacando la puesta en marcha de 6 aperturas graduales.

Así, y durante su comparecencia para informar de las medidas acordadas por el comité clínico, se refirió, en primer lugar, al ámbito de la formación, precisando que las clases presenciales en enseñanzas especiales -conservatorios de música y danza, escuelas de idiomas…- se retomarán el próximo lunes 22 de febrero, “agás para a práctica de instrumentos de vento e de canto que os expertos piden aprazar de momento”, matizó.

Por otra parte, destacó que las clases presenciales en la universidad volverán el lunes 1 de marzo, con el objetivo de emplear la próxima semana para hacer un cribado a los universitarios.

Asimismo, subrayó que a partir del miércoles el comercio recuperará su horario, y lo hará con las mismas condiciones que están consolidadas desde que comenzó la pandemia, es decir, con un aforo del 50 por ciento. Si bien, se mantendrá el cierre de los centros comerciales en fin de semana.

En lo tocante a la práctica deportiva, el presidente de la Xunta explicó que al deporte individual al aire libre que ya estaba permitido, se añaden dos novedades: la reapertura de las instalaciones deportivas al aire libre para la práctica deportiva individual; y se retoma, también, la competición federada autonómica.

Hace falta destacar, además, la apertura del interior de los restaurantes de las estaciones de servicio en las vías de altas prestaciones, para que los transportistas -acreditando su condición con la tarjeta profesional- puedan comer de manera individual.

Por último, Feijóo anunció que se volverá a permitir la actividad cultural con las siguientes limitaciones: se retomará la actividad en bibliotecas, archivos, museos, salas de exposiciones y otras equipaciones culturales, con un 30% de capacidad máxima permitida; y también se retomarán las actividades en cines, teatros y auditorios, con la misma limitación de aforo.

En lo relativo a las residencias, el titular de la Xunta confirmó que en aquellas en las que se completara el ciclo de la vacuna hace diez o más días, las visitas pasarán de ser una por semana a tres por semana, con dos familiares de referencia. Y, en el caso de los centros de discapacidad, se retomarán las salidas el fin de semana, siempre que pasarán 10 días desde que el usuario recibiera la segunda dosis de la vacuna.

“Estas son as decisións que xa acabamos de adoptar”, dijo, subrayando que entrarán en vigor el miércoles 17 de febrero.

Afianzar lo conseguido y reforzar la seguridad

En relación al resto de las restricciones, el responsable del Gobierno gallego trasladó algunas reflexiones o horizontes en los que se está trabajando. De este modo, y en relación a la hostelería y a los domicilios, aseveró que la aspiración es reabrir el sector “coa intensidade que se concrete e canto antes se poida”, y recuperar también la posibilidad de compartir con no convivientes.

No obstante, subrayó que, dada la etapa en la que nos encontramos -con nuevas cepas circulando y con un proceso de vacunación en marcha-, es preciso afianzar lo conseguido para poder dar ese paso; y también reforzar la seguridad para que, cuando se dé, estar en las mejores condiciones posibles.

En este sentido, aseveró que el próximo lunes 22 de febrero, se volverá a evaluar la situación de manera que, si sigue la tendencia a la baja en la que estamos, se podrá seguir la desescalada de las restricciones que aún posee la hostelería, “co grado de intensidade e en función dos datos epidemiolóxicos de cada ámbito territorial”.

Asimismo, aseguró que se mantendrán las ayudas que la Xunta tiene a disposición del sector y que ya suman 160 millones de euros; “lamentablemente, cunha nula colaboración do Goberno central e escasa en relación coas administracións locais”, afirmó.

Un plan de hostelería segura, trazado con el sector

El presidente de la Xunta anunció, también, que el Ejecutivo gallego seguirá trabajando con los hosteleros para trazar conjuntamente un plan de hostelería segura. “Un plan no que se incluirá como mínimo tres aspectos: máxima seguridade para entrar, máxima seguridade ante un posible brote e máximo control”, explicó, precisando que se diseñará un sistema para transparentar los aforos, con el fin de que cualquier persona que entre en un bar o en un restaurante sepa con exactitud el número máximo de personas que pueden estar en él.

“E imos traballar co sector para establecer un sistema de rexistro de entradas que permita cribar completamente a todos os clientes que compartisen estancia cun positivo”, dijo, al tiempo que añadió que se solicitará, también, un plan de inspección a los alcaldes, que será necesario para la apertura, “porque o control non só corresponde aos propietarios; corresponde tamén ás forzas e corpos de seguridade”.

Siempre y cuando las cifras sigan acompañando, el titular de la Xunta hizo hincapié en que el objetivo es que, al mismo tiempo que reabra la hostelería, se puedan levantar otras de las restricciones vigentes: como la posibilidad de verse con un no conviviente, o la reapertura parcial de los gimnasios.

Después de insistir en “que non podemos relaxarnos”, el titular del Ejecutivo gallego reclamó nuevamente una mayor implicación y concreción del Gobierno central en el proceso de vacunación: “A orde de vacinación non se pode ir improvisando cada semana e é preciso que o Goberno central se someta ao mesmo exercicio de transparencia que as comunidades”, afirmó, refiriéndose a la necesidad de conocer cuantas dosis se reserva el Ministerio de Sanidad, a que grupos pretende vacunar y con que velocidad las está inyectando.