Gardacostas

Agentes del Servizo de Gardacostas de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar, requisaron 1.654 útiles, una embarcación, alrededor de 340 kilos de distintas especies de pescado y marisco y 50 metros de artes de enmalle en diferentes controles realizados en los últimos días en el litoral de Galicia.

La mayoría de los útiles, 1.087, se requisaron en la ría de Vigo, donde los agentes también decomisaron cerca de 30 kilos de distintas especies de pescado y marisco y 50 metros de aparejos. El control más destacado tuvo lugar en la zona de A Guarda, donde los guardacostas incautaron 800 cacharros puesto que son útiles ilegales y cerca de 15 kilos de pulpo.

La ría de Pontevedra también fue escenario de distintas inspecciones que se saldaron con la incautación de 189 nasas que estaban sin identificar y más de 47 kilos de distintas especies de marisco. Buena parte de esas nasas, 98, fueron requisadas en una inspección realizada entre Cabicastro y la playa de Caneliñas, donde también se decomisaron un total de cerca de diez kilos de pulpo, nécora y santiaguiño.

En la ría de Arousa los Gardacostas realizaron varios controles que dieron como resultado la incautación de 276 útiles, la mayoría nasas, y más de 217 kilos de distintas especies de pescado y marisco. Uno de los controles más destacados fue en A Illa de Arousa, donde los Gardacostas se aprehendieron de 170 nasas que estaban sin identificar y de 30 kilos de distintas especies de marisco.

A mayores, en la ría de Muros y Noia los efectivos de Gardacostas requisaron 12 útiles y cerca de 10 kilos de diferentes especies de marisco y en la Costa da Morte 17 kilos de distintos mariscos y cuatro útiles. En la ría de Ares y Betanzos también se realizaron controles que tuvieron como resultado la incautación de 57 útiles y siete kilos de diferentes especies de marisco y en la ría de Ferrol los agentes incautaron 25 nasas. Además, en la ría de A Coruña los Gardacostas requisaron una embarcación, dos raños, un capacho, un cinturón y 12 kilos de almeja.

La Consellería do Mar recuerda a la ciudadanía que el consumo de productos del mar extraídos y comercializados de manera irregular puede suponer un riesgo para la salud al no haber pasado ningún tipo de control que lo avale. Por eso, pide a los consumidores que no compren producto fuera de los canales legales de comercialización.