La Xunta coordinó este viernes un simulacro de activación del plan ARIEM+ en las instalaciones de Seganosa, Salvaterra de Miño, en el que participaron más de 120 personas de medios operativos tanto de Galicia, como de Castilla y León y Portugal, entre ellos, tres miembros del GES de A Guarda, que participó con una moto acuática en un rescate fluvial, y cinco voluntarios de Protección Civil de Tomiño.

Las tres comunidades trabajan en la gestión conjunta de los recursos humanos y materiales en situaciones de riesgo para mejorar la atención y la coordinación de las emergencias transfronterizas.

En el simulacro participaron el director general de Emergencias e Interior, Santiago Villanueva, y el gerente de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega), Marcos Araújo. La actividad forma parte del plan de formación especializada que la Xunta promueve en el marco del proyecto europeo ARIEM+ de cooperación transfronteriza en emergencias financiado al amparo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional Interreg España-Portugal. Se trata del último de los simulacros de este programa dirigido a voluntarios de Protección Civil y servicios de emergencias que dan cobertura a zonas de la frontera entre España y Portugal.

Santiago Villanueva destacó la importancia de la apuesta por la prevención como la mejor herramienta para ofrecer una respuesta más precisa, eficaz y mejor coordinada en caso de una emergencia. También incidió en que el objetivo de estas simulaciones, en las que participan numerosos efectivos, es comprobar que todas las cadenas de trabajo, humanas y materiales, operan con total coordinación y aumentar la capacidad de adaptación de los servicios de emergencias frente a los riesgos naturales transfronterizos.

El ejercicio sirvió para poner en práctica los nuevos recursos tecnológicos ante una situación que requiera de la participación de operativos de ambos lados de la raya. El simulacro consistió en el rescate y evacuación de las víctimas de un accidente aéreo en el río Tea, así como la intervención en un incendio forestal en las cercanías de las instalaciones de Seganosa.

El dispositivo permitió evaluar la operatividad del plan ARIEM+, así como el funcionamiento de la red de telecomunicaciones de la Xunta basada en la tecnología TETRA con la que coordinar todas las fuerzas de seguridad y emergencias; y la activación del nivel II del Plan Territorial de Emergencias de Galicia (Platerga), al tratarse de un accidente aéreo en un río.

En el simulacro participaron, además de los alumnos del curso, bomberos, agrupaciones de voluntarios y servicios municipales de Protección Civil, Grupos de Emergencias Supramunicipales (GES), policías locales, policías nacionales y el 061 procedentes de los ayuntamientos pontevedreses de Salvaterra de Miño, Ponteareas, A Guarda, Mos, Salceda de Caselas, Tomiño y O Porriño, junto con efectivos del Consorcio Provincial para la Prestación del Servicio contra Incendios y Salvamento de Pontevedra.

Además, colaboró un operativo de Castilla y León, la Autoridad Nacional de Protección Civil y el Instituto Nacional de Emergencia Médica (INEM) de Portugal, junto con bomberos de las localidades portuguesas de Valença, Monçao, Caminha, Viana y efectivos de la GNR. El Grupo de Apoyo Logístico de Atención a las Emergencias (GALI) contribuyó con la dotación de medios materiales como drones o una bomba de gran caudal.